veían muy animados?
VEAMOS ESTAS NUEVE POSIBLES RAZONES O EXCUSAS DEL PORQUE LOS OTROS NUEVE NO REGRESARON:
1. Uno tal vez dijo: “Me voy a esperar un buen tiempo a ver si la sanidad es real”
2. El segundo tal vez dijo: “Asi regreso y me ve sano, a lo mejor me van a querer cobrar y me van a querer convertir en hermano”
3. El tercero dijo: “Después yo me arreglo con Cristo a solas que al cabo ya se donde encontrarlo. Después voy y le doy las gracias”
4. El cuarto dijo: “Mi enfermedad no era tan grave como la de los demas. Yo apenas empezaba a enfermarme”
5. El quinto dijo: “Ah! Para que regreso al fin como quiera con las medicinas que me estaba tomando ya me estaba aliviando. Aunque Jesús no hubiera orado por mi, con esta medicinita yo como quiera hubiera sanado... hay despacito”
6. El sexto dijo: “Para que regreso? Si Jesús ni siquiera me puso las manos, no me quiso ni tocar, mejor me mando con el sacerdote; y el sacerdote fue el que me sanó. Asi que, mejor le voy a dar gracias al sacerdote”
7. El séptimo dijo: “Fue mi fe y mi determinación lo que me sanó... si yo no hubiera hecho nada, nada hubiera pasado”
8. El octavo dijo: “Ah! Para que voy hasta donde esta Jesús? Si al cabo que cualquier rabino o cualquier cristiano con fe podia haber hecho lo mismo por mi, mejor aquí en mi casa puedo darle gracias a Dios, para que ir hasta el templo con Cristo?”
9. El noveno dijo: “Fue la suerte, lo leí en mi horóscopo, además la ciencia esta tan avanzada que de seguro como quiera iba a sanar”
CONCLUSION:
Tomemos un momento para analizar todo lo que hemos recibido de él
Es tiempo de decirle a Dios: Señor tu me has dado tanto ya, pero, quisiera que me des una cosa mas, “un corazon agradecido”
Un corazon que NO solamente este contento cuando le convenga o cuando le des lo que el quiere… sino, un corazon que te esté agradecido siempre y que te alabe en todo tiempo y solo por lo que tu eres, independientemente de las circunstancias.
ORACIÓN: Señor Jesucristo, una vez mas me acerco a ti con el firme y único propósito para darte gracias,
Lo que tu has hecho por mi, merece que te este agradecido toda mi vida.
En mis angustias Tu me has socorrido. En cada prueba Tu presencia me ha acompañado.
En las necesidades he visto he visto tu mano suplir mis necesidades.
En la adversidad Tu has estado de mi parte.
En este día yo quiero ser para ti la ofrenda de Acción de Gracias, recíbeme como tal, y haz de mi lo que Tu quieras. Amen