leída por todos los hombres. Cuando usted se encuentra en lugares públicos, cuando la gente lo ve en el mercado, en la escuela, ¿qué dice la carta de su vida?

5. Ejercítese en la disciplina espiritual. La idea de la palabra “disciplina” es negativa para mucha gente en el día de hoy. Pero permítanme recordarles que Hebreos 12 dice que la disciplina produce temple en el cristiano.

¿Qué valor tiene el pasar diariamente tiempo en la presencia del Señor? ¿Qué valor hay en seguir una disciplina espiritual en nuestra vida? En Lucas 24 se nos cuenta la historia de dos discípulos que caminaban rumbo a Emaús. Sus vidas habían tomado un giro inesperado. Estaban deprimidos, desanimados y derrotados. Todos sus sueños y esperanzas habían sido clavados en la cruz del calvario. Sus vidas estaban en el nivel más bajo. ¿Se ha sentido usted así, alguna vez? Entonces, el Cristo resucitado apareció en medio, y caminó y habló con ellos, se reveló a ellos y luego se marchó.

Pero noten lo que dice en el v. 24:32 “...” ¿Qué es lo que mantiene el fuego encendido en nuestros corazones, queridos hermanos? Es la Palabra de Dios y el tiempo que pasamos en la presencia del Señor.

Aviva el fuego, sopla los carbones sobre el altar de tu corazón.