Sermon:
1. Obedecer la voz de Dios: 1 Sam 15:17-21. Saúl obedecía más la voz de otras personas o la de él mismo antes que la de Dios. David se deleitaba en obedecer la voz de Dios, salmos 119:10-17. Nunca obedezcas la voz de otra persona antes que lo que dice la palabra de Dios. Porque en ella está la vida. Como dice un dicho…no son sugerencias, son mandamientos. Hay cosas que están en la palabra de Dios que funcionan como dice la palabra de Dios. “El que no trabaja que no coma…”, “La paga del pecado es la muerte”, “Se cosecha lo que se siembra”. O sea, la palabra de Dios no podemos usarla a nuestro parecer, u obedecer lo que bien nos parezca, la palabra de Dios, simple y sencillamente hay que obedecerla.

2. Darle la gloria a Dios: 1 Sam 17:43. Saúl siempre quiso quedarse con la gloria de las batallas, mientras que David siempre se la dio a Dios. Nunca busques quedarte con la gloria, la gloria es de Dios y de nadie más, El no comparte su gloria con nadie. Las personas que entienden el poder que tiene darle la gloria a Dios, logran cosas extraordinarias a través de Él. Dios se mueve en los lugares donde se le da la gloria, porque en los lugares que se le reconoce solo como un carpintero, lo único que puede hacer son sillas. Cuando le demos la gloria a Dios, El hará cosas gloriosas.

3. Reconocer nuestras faltas: Mire cómo responde Saúl y como responde David… 1 Sam 15:18, Saúl automáticamente se escuda y no acepta sus faltas. Ahora veamos a David 2 Sam 9:12, David automáticamente acepta su pecado y Dios lo perdona. Debemos aprender a reconocer nuestros errores. Aquel que para todo se excusa no avanza, pero el que reconoce sus errores avanza. Es necesario aprender

a reconocer cada vez que le fallamos a Dios o a un ser querido.
Dios es un Dios de misericordia, si has fallado podemos acercarnos
confiadamente ante el trono de la gracia y encontrar el oportuno socorro. ¿No es cierto que el pecado de David era más terrible que el de Saúl? Sin embargo David fue perdonado por su actitud ante su pecado.

4. Buscar la aprobación de Dios: Saúl siempre quiso buscar la aprobación de la gente 1 Sam 15:30. Mientras que David siempre quiso buscar la aprobación de Dios. El siempre busco la aprobación de Dios y no la del hombre. Si quieres tener un corazón conforme al corazón de Dios, necesitas buscar la aprobación de él antes que cualquier otra cosa. Y no siempre que haces lo que Dios te pide quedas bien con todos. Pero no podemos poner en una pesa lo que Dios te pide y lo que la gente te pide. No es cierto que a veces los cristianos no somos muy populares…pero es, porque preferimos hacer primero la voluntad de Dios.

5. Estar cerca de Dios: Saúl no estuvo cerca de Dios y por ende no lo conocía veamos 1 Sam 15:15, 15:30. Mientras que David después que reconoce su pecado ruega que Dios no lo aparte de su presencia. Salmo 51:10-11. Toda persona que quiere agradar a Dios, necesita estar cerca de Dios y conocerlo. Alejados de Dios nada podemos hacer. Si queremos