entre nosotros y Dios ha visitado a su pueblo” Ver los milagros que Jesus hacia los hizo reconocer que Dios estaba visitando su pueblo.

Aplicacion. ¡Cuánto necesitamos que Dios nos visite! Ya es tiempo que nos levantemos como iglesia y clamemos a Dios por una visitación divina. Basta ya de mediocridad. Necesitamos una visitación de Dios. Necesitamos un mover genuino del Espíritu en nuestros medios.
Clamemos como el salmista: “OH Dios de los ejércitos, vuelve ahora, mira desde el cielo y vista esta viña” “Acuérdate de nosotros, OH Dios, según tu benevolencia y visítanos” Te necesitamos, dependemos de ti.

El altar esta abierto, corre acá y clama a Dios por una visitación de su Espíritu.