tu me ames.

Un corazón de carne dice: siempre te amare no importa si tu me amas.

C. Un corazón de piedra no puede ser tocado por el Maestro, se haría polvo en sus manos.

Un corazón de carne al ser tocado por el Maestro recibe su calor.

D. Un corazón de piedra dice mi pecado no es tan grande.

Un corazón de carne dice Señor perdóname aun de los pecados que me son ocultos porque no soy merecedor de ti.

IV. Ez 36:24 "... y os traerá a vuestro país."

A. Te hice con un corazón conforme a mi imagen. Aun cuando el enemigo quiso robar tu corazón, yo te he de volver a traer a mi imagen, con mi corazón, con mi amor, con mi sentir.

B. Te amo.

No permitiré que el enemigo te diga que estas lejos de mi amor. Yo lo he puesto en ti. Yo he puesto en ti un nuevo corazón.

No permitiré que sigas un camino errante cuando se que en cada latir de tu corazón tu deseas parecerte mas a mi.

No importa cuanto daño te hayan hecho, sientes el deseo de perdonar, porque yo he puesto en ti un nuevo corazón. ( aun cuando pelees con tal sentimiento tienes que perdonar--porque es mi perdón)

Aun cuando te ofenda, maltraten, hablen de ti, tienes que buscar su bien, su edificación, su bendición, porque yo he puesto en ti un nuevo corazón.

5. Te ofenden--tu le bendices.

6. Se burlan de ti--tu le halagas.

7. Te juzgan--tu le excusas sus faltas.

8. Te critican--tu miras lo bueno en ellos y te olvidas te lo malo.

¿sabes por qué? ¡¡¡Por qué he puesto en ti mi corazón!!!

V. Alegraos porque solo en tu nuevo corazón podré poner mi Espíritu.

A. Mi Espíritu que hará que tu caminar sea mi caminar.

B. Mi Espíritu que te ungirá para que en mi nombre abras prisiones, pudras yugos, sueltes cadenas, sanes al enfermo, consueles al caído, edifiques a los escogidos, bendigas al humilde, y Proclames las buenas nuevas a toda vida bajo el alcanza de tu voz.

C. ¿Valdrá la pena Señor?

Solo una oportunidad tengo Señor mío para darte mi amor.

Solo una oportunidad tengo Señor mío para poder ser un vaso de bendición.

Solo una oportunidad tengo Señor mío...para parecerme a ti.

Si mi Cristo, si vale la pena--triste cosa seria el morir sin nunca haber sabido... hasta donde puede tu amor manifestarse en mi.