Sermon:
Dios está esperando que apestes

Juan 11:38-40

Introducción:
1.Hay cosas que parecen definitivas: una enfermedad terminal, un divorcio, una muerte.
2.Los humanos nos concentramos en el hoy y el ahora, vivimos obsesionados con el tiempo. Nuestra noción de la eternidad es vaga e incomprensible.
3. Qué bueno saber que desde la perspectiva de Dios no existe tiempo sólo existe un eterno PRESENTE y que esa situación aparentemente definitiva puede dar un giro de 180 grados cuando Dios interviene.

Cuerpo del mensaje:
4. Marta y María estaban desconsoladas, su único hermano había muerto, habían enviado aviso a Jesús hacía dos días y El no vino, es más, premeditadamente se quedó 2 días más donde estaba, pareciera que ignorando la situación de Lázaro.
5. Dios es experto en situaciones sin salida, en situaciones de crisis, situaciones donde el hombre no puede hacer nada.
6.Los momentos de crisis son capaces de desestabilizarnos de tal manera que perdemos la perspectiva del cielo, nos olvidamos que hay un Dios que sabe el final como el principio y que somos sus hijos.
7.¿Podrá recibir Dios gloria de nuestros dolores, crisis, heridas o enfermedades? Sí, El puede, no por ellos en sí sino por lo que El hará a través de ellos: sanidad, liberación, resurrección.
8. Es que si no hay muerte, no habrá resurrección, si no hay heridas, no habrá bálsamo, si no hay enfermedad, no habrá sanidad, si no hay ofensas, no habrá perdón.
9. ¿Cómo ocurrirá el milagro sino se ha llegado al punto de la imposibilidad? Mientras tú y yo podamos resolver nuestras crisis, ¿para qué necesita intervenir Dios? No hay nada milagroso en que tengas un dolor de cabeza y tomes una aspirina para aliviarlo, lo milagroso ocurrirá cuando no tengas aspirina, no tengas farmacia cerca, no tengas dinero para comprarla, en otras palabras cuando ya no tengas NADA en lo que puedas depender, ningún recurso a la mano, es ahí cuando lo sobrenatural entrará en acción, ¿sabes para qué? Para que sea Dios el que reciba gloria.
10. En estos días aprendí que el mejor lugar para que Dios entre en acción en tu vida es el punto cero, cuando estás más herido y sangrante que nunca, donde no queden posibilidades para que digas: "yo ayudé a lograrlo", "yo contribuí ", "yo intervine", yo puse mis recursos y habilidades".
11.Nuestro Dios es glorificado cuando estamos indefensos, cuando somos inútiles y lo único que puede hacer algo por nosotros es que El intervenga. Dios es glorificado cuando usted y yo tenemos las manos vacías, cuando nuestra inteligencia y capacidad no pueden resolver nuestro problema.
Tenemos que llegar al momento de "entre la espada y la pared".
12. En su libro Desde la perspectiva de Dios, Tommy Tenney dice que "menos es mejor y nada es lo máximo". Dios está esperando que apestes, que todo se reduzca a nada en tu vida y comiences a depender totalmente de El.
13. Es el punto en que tengamos que decir con desesperación: "no tengo nada, no tengo recursos, no sé qué hacer". Mientras