Thanksgiving Sermons, Videos, Backgrounds and PowerPoint Templates for Preaching
  |  Forgot password?
THANKSGIVING MEDIA SALE - UP TO 50% OFF »

La consciencia del pecado

(0)

Sermon shared by Wilbur Madera Rivas

October 2011
Summary: El pecado es nuestro más grande problema.
Series: Legado
Denomination: Presbyterian/Reformed
Audience: General adults
Andrew Murray's True Vine
Discover Life in The True Vine

Draw near to Christ with this inspiring eBook classic.

Download FREE when you sign up for email updates & offers from SermonCentral, ChurchDiscounts, and partners.

Pablo nos dice una tercera cosa acerca del pecado haciéndolo aún más claramente nuestro problema número uno. Romanos 7:21: “Así que queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí”. Pablo nos dice que el mal está adentro. Es decir, que no es algo que esté en el ambiente, o que es la culpa de los demás, sino que es algo que viene del interior, de mí mismo. Que lo tengo 24 horas al día, que lo cargo cada día de mi vida…Hallo esta ley: que el mal está en mí.
Una cosa es hablar de una enfermedad mortal en lo abstracto. Hablar de esta u otra enfermedad; hablar de otras personas que tuvieron la enfermedad y que murieron de esa enfermedad. Pero otra cosa es cuando el doctor viene y te dice: “Señor, señora, Joven, usted tiene esta enfermedad mortal”. Hermanos, la Biblia nos dice hoy que el problema número uno de la humanidad no es algo abstracto, sino algo muy concreto y que está dentro de nosotros.
Que está latente aun en tus mejores momentos, que puede asaltarte en cualquier circunstancia aparentemente inofensiva. El pecado está en mí.
No es ninguna sorpresa, entonces, dado este contexto, la exclamación que hace el apóstol en el versículo 24: “Miserable hombre de mí” Porque qué protección tengo entonces..qué garantía tengo entonces. Pobre de mí…miserable hombre de mí…¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? ¿Quién podrá librarme?
Pero que hermosas son las palabras que siguen en el versículo 25: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro”. Son palabras que no nos dejan en desesperanza sino nos dan la solución que Dios dio a nuestro más grande problema.
Dios dio la solución a nuestro problema más grande a través de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Jesús nos libró del poder del pecado. El nos liberó de la esclavitud del pecado. Y nos da, a través del Espíritu Santo, la capacidad de poder vencer el pecado. Dice la Biblia que ya no debe reinar en nosotros el pecado ni tampoco debemos ofrecer nuestros miembros para la injusticia, sino para la justicia. Es decir, que tú y yo, por el poder y la gracia de Cristo, podemos hoy día vencer a nuestro enemigo número uno. Aunque sea terco, aunque sea rebelde. Aunque sea insistente.
El pecado no es algo para tomarse a la ligera. Dios no lo toma a la ligera, tan es así que la solución que le dio fue muy, pero muy seria: fue la vida de su propio hijo. Por eso, por la obra de Cristo que nos hace libres del poder y la autoridad del pecado debemos luchar con toda diligencia contra el mientras estemos en esta tierra.
Te sugiero algunas actitudes y acciones que muestran que luchamos con seriedad contra el pecado como nuestro más grande problema:
• Fijémonos primero en nuestras vigas, en vez de la paja de los demás.

• Sospechemos más de nuestros motivos que de los motivos de otros.

• Asumamos total responsabilidad de nuestras acciones pecaminosas.

• Busquemos ser corregidos,
Comments and Shared Ideas

Join the discussion

  |  Forgot password?
Sign in to join the discussion New to SermonCentral? Create an account