ofendieron, porque no aceptaban la autoridad de Jesús v. 15, 23 Lo cuestionaban: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? No te confundas. El evangelio no es para discutir doctrinas, Es para ministrar salvación, sanidad divina, para sanar a los quebrantados de corazón, libertad a los oprimidos del Diablo.

Aplicacion. Es tiempo que reconozcamos que la iglesia es la casa de Dios. Que El demanda que se haga lo que Él dice. Es necesario que este lugar sea casa de oración donde se adora continuamente a Dios. Y cuando nosotros obedezcamos a Dios en eso, él comenzara a ministrar sanidad a los enfermos tanto físicamente como emocionalmente. Entonces vamos a ver gente siendo liberados de espíritus malos porque para eso vino Cristo, para deshacer las obras del Diablo.