clavos de la cruz y caer humillados y atónitos delante de Dios.

PROPÓSITO DE LA SERIE: Habiendo dicho esto quiero reiterar mis intenciones para esta serie del estudio de Dios y las doctrinas de la Biblia. Es mi propósito sondear las profunidades de la grandeza de Dios y caer en humildad y asombro delante de Su autoridad. Mi propósito procede directamente de la Gran Comisión donde Cristo dijo:

Mateo 28:19,20

Tenemos un mandamiento del cielo de enseñaros todas las cosas acerca de Cristo. Es mi intención cumplir con esto. Déjame aclarar que el mero conocimiento no es mi objetivo. 1 Corintios 8:1. No es solamente el conocimiento de la verdad de Dios que estoy buscando. Es el amor a la verdad de Dios que necesitamos.

Ni la teología buena ni la teología mala nos da el conocimiento de Dios que cambia el corazón de una persona. Salmo 34:8. Hay un conocimiento que sólo se consigue por gustar. Cinco segundos con miel en la lengua te enseñará más acerca de la dulzura que diez horas de clase sobre el sabor de la miel. Hasta que no gustes de la dulzura de Dios toda la teología del mundo no cambiará tu alma.

Conclusión: Para terminar, no te ofendas por la Palabra de Dios si no alcanzas a entenderlo del todo. Sino, disfruta en asombro de la grandeza de Dios y sé humillado delante de El. Gustad de Su bondad y gloríate en Su grandeza.