|  Forgot password?
NOW AVAILABLE – Total Prep Package: Next Steps »

LA PARÁBOLA DEL FARISEO Y EL PUBLICANO

(64)

Sermon shared by Felix Ramirez

September 2003
Summary: Reflexión acerca del orgullo y la humildad basadas en la parábola del fariseo y el publicano
Denomination: Baptist
Audience: Seeker adults
haciendo para Dios? Tenga mucho cuidado, pues
a. Esta confianza no está basada
· en el testimonio interno del Espíritu,
· ni tampoco es resultado de una vida temerosa de Dios,
· sino en la creencia equivocada de que no merecer ser castigados
i. por creer que no ha hecho tanto mal
ii. por creer que Dios es tan bondadoso como para enviar a uno al infierno.
iii. por creer que ha hecho mucho bien al prójimo

b. Sentirse seguro de ser salvo no es lo mismo que ser salvo. No se olvide del fariseo de esta parábola, dirigida a unos que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros; Recuerde Prov. 14: 12 Hay camino que al hombre le parece derecho, pero es camino que lleva a la muerte.

Pero más de una persona pudiera pensar: “Pero esta parábola no se aplica a mí. Yo ya soy salvo por la fe en Cristo. He sido bautizado en esta iglesia, así que no tengo que ver con esta advertencia”.
No perdamos de vista que esta parábola fue dirigida con dedicatoria especial a “Unos que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros”.

· Jesús está tratando con la experiencia de sentirse orgulloso por la justicia personal, por tus logros morales y espirituales, del orgullo por cumplir lo que la ley de Dios establece. Pero la conducta de este tipo de personas refleja que esta confianza está desprovista de la gracia y de la justicia de Dios y en su lugar se encuentra el esfuerzo y el mérito personal.

· Esta confianza personal los había llevado a despreciar a otros que a diferencia de ellos no estaban cumpliendo con las exigencias de la ley. Tal vez estaban contentos de que hubiera este tipo de personas, para que así pudieran sentirse mejor que ellos o la gente pudiera reconocerlas como gente intachable.

· Nuestro error consiste en la forma en que hemos definido al pecado. Generalmente lo hemos descrito en sus formas más obvias: formas en las que no somos culpables. Como decía uno de mis maestros en el seminario: los 10 pecados en la lista de los cristianos: Uno: adulterio, Dos fornicación, etc. Robos, secuestros, violaciones, narcotráfico, etc. Claro. Así es fácil no considerarse culpables.

· Pero como menciona un autor: nuestro problema no radica en esos pecados escandalosos, sino en lo que él llama pecados refinados: pecados que cometemos la gente buena, sin perder los lugares o el buen nombre que tenemos en la iglesia o ante los ojos de los demás:
o Juzgar, criticar ante los demás
o Chisme,
o Resentimiento
o Amargura
o Espíritu no perdonador
o Impaciencia
o Irritabilidad
o Envidia por logros de los demás
o Egocentrismo
o Lascivia o lujuria
o Ambiciones egoístas
o Amor al poder, a los elogios
o Espíritu independiente, sin comprometerse
o Manipulación para nuestro propio fines y beneficio
o Indiferencia ante el bienestar temporal o eterno de los que me rodean
o materialismo

· Veamos la gravedad del pecado como la ve Dios. No tomemos el pecado escandaloso o refinado a la ligera

· Honestamente ¿cómo se siente en su caminar en la vida cristiana? ¿Se siente mejor que los demás? Píenselo y medítelo en el fondo de su corazón. Tal vez
en secreto no se así.

· Ojalá que su oración al levantarse sea: Dios, ten misericordia de mí que soy pecador.
Comments and Shared Ideas

Join the discussion

  |  Forgot password?
Sign in to join the discussion New to SermonCentral? Create an account
New Better Preaching Articles
Featured Resource
Today's Most Popular
Sponsored Links