|  Forgot password?
New Living Translation now on SermonCentral »

La sabiduría falsa y verdadera - I

(32)

Sermon shared by Carlos Camarena

February 2003
Summary: La sabiduría del mundo versus la sabiduría de Dios
Denomination: Adventist
Audience: Believer adults
Andrew Murray's True Vine
Discover Life in The True Vine

Draw near to Christ with this inspiring eBook classic.

Download FREE when you sign up for email updates & offers from SermonCentral, ChurchDiscounts, and partners.

Quién es sabio y entendido entre vosotros?...”

2. Es apenas una pregunta que no identifica al tal “sabio.” Pero todo texto tiene su contexto. La frase clave para una interpretación correcta de las Escrituras es: el contexto determina el texto; porque un texto sin contexto es apenas un pretexto.

3. El contexto considera lo que se dijo antes y después del texto en estudio. Santiago 3:1 nos da la clave para determinar a ese tal “sabio.” Allí encontramos la referencia a ciertos “maestros.”

4. En el judaísmo de los días de Jesús y Santiago, el maestro, el escriba, el rabino, era identificado como la persona “sabia.” A él acudían todos para recibir instrucción, orientación y para tomar decisiones.

5. Pedir ayuda a alguien en tiempos de Jesús era señal de debilidad de carácter, falta de hombría. En el mundo romano para ser varonil la persona no se humillaba, la dignidad de un individuo se determinaba por su autoridad, cómo daba las órdenes.

6. En el encuentro de Jesús con el centurión romano, por ejemplo, éste aceptó a Jesús como un superior y le dijo, “... mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano. Porque yo también soy hombre de autoridad, con soldados a mis órdenes; y digo a éste: ‘Ve’, y va; y al otro: ‘Ven’, y viene; y a mi siervo: ‘Haz esto’, y lo hace” (Mateo 8:8b-9).

7. Ya que la iglesia cristiana nació en el sistema romano, el sistema penetró a la iglesia. El clero se tornó autoritario. Y aun hoy en pueblos latino-americanos la palabra del párroco local es la autoridad máxima.

8. El sabio, el maestro en tiempos de Santiago era considerado la persona con mas conocimiento y sabiduría práctica, el experto, quien tenía entendimiento. Pero aunque Santiago puede estar haciendo referencia directa a este grupo de “maestros” en su comunidad, creo que lo que quiere enseñarnos tiene aspectos mucho mas abarcantes. El mensaje llega a todos sus lectores y oyentes hasta nuestros días.

B. “¿Dices ser sabio?,” pregunta Santiago. Bueno, a diferencia de los “sabios” o maestros de los tiempos de Jesús, para Santiago, quien tiene sabiduría no es quien lo entiende todo, ni quien tiene conocimientos, sino ¿quién?, 3:13b, quien “muestra por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.”

1. Esta exhortación nos recuerda del desafío de Santiago en su discusión con su oponente imaginario en el 2:18, “Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.”

2. Pero en esencia, Santiago nos dice aquí, “si eres sabio, demuestra tu sabiduría por la manera como actúas, como vives tu vida. No vengas a mi con tu verborrea, con orgullo de tus conocimientos, ven y muéstrame cuán práctica es tu vida.”

3. En ese mismo contexto Jesús dijo, “Pero la sabiduría se justifica por sus hechos” (Mateo 11:19c; compare con Mateo 11:29). Lo que Jesús y Santiago están enfatizando es que la religión y la sabiduría verdadera no son asuntos mentales; no son creencias secas guardadas en los recónditos de la mente.

4. El enfoque y énfasis no puede ser puesto solamente en lo que uno reclama creer o piensa ser la verdadera doctrina o sistema de creencias. El conocimiento se convierte en sabiduría solo después que se ha puesto en práctica.

5. Mas importante para Jesús y Santiago es lo que uno hace lo que define la sabiduría. Hay dos palabras
Comments and Shared Ideas

Join the discussion

  |  Forgot password?
Sign in to join the discussion New to SermonCentral? Create an account
New Better Preaching Articles
Featured Resource
Today's Most Popular
Sponsored Links