Sermon:
¡Cuán terrible es vivir en tinieblas! Es algo que causa temor y usualmente nos lleva a confusión y estrés. Especialmente cuando uno se encuentra en un lugar extraño. En el mes de agosto, Beba y yo viajamos a Houston, TX para que yo pudiera cumplir con los requisitos de registración en la universidad. Durante esa semana que estuvimos fuera de casa, los hermanos Gonzalez fueron muy considerados y se quedaron en casa para cuidar de nuestros hijos. A nuestro regreso, el hermano Gonzalez nos comentó que nunca había estado en un cuarto tan oscuro como nuestra recámara. El acostumbra levantarse muy temprano en la mañana para ir a trabajar. Pero durante la semana que estuvo en casa tuvo algunas experiencias terribles. No estaba acostumbrado al cuarto ni al lugar donde se encontraban los muebles. Así que una mañana se tropezó con los muebles y hasta se asustó el mismo cuando se percató de su imagen en el espejo que Beba ha puesto junto a la puerta que da hacia el baño. ¿Se da cuenta? La oscuridad puede causar confusión y temor.

Al esperara un nuevo año, debemos darnos cuenta que estaremos adentrándonos a territorio extraño. No tenemos idea alguna de lo que nos espera después del primer día del nuevo año. Pudiera traernos gozo, pero también tristeza. Pudiera traernos prosperidad, pero también pudiera traernos pérdidas. Pudiera traernos salud, aunque también pudiera traernos enfermedad. No sabemos qué esperar. Es como entrar a un cuarto oscuro en el que nunca hemos estado. Aún así, tenemos grande esperanza de luz para el año nuevo. ¿Por qué?

I. PORQUE NUESTRA LUZ HA LLEGADO
“¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del SEÑOR brilla sobre ti! Mira, las tinieblas cubren la tierra, y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos. Pero la aurora del SEÑOR brillará sobre ti; ¡sobre ti se manifestará su gloria!” (Isaías 60:1, 2 – NVI)
A. El profeta Isaías dio este mensaje a un pueblo que vivía en medio de tinieblas
1. La ciudad estaba a punto de ser atacada por un enemigo extranjero
a. Este pueblo perdería a aquellos que pensaba le daban luz a la ciudad
“¡Presten atención! El Señor, el SEÑOR Todopoderoso, retira de Jerusalén y de Judá todo apoyo y sustento: toda provisión de pan, toda provisión de agua. Él retira al valiente y al guerrero, al juez y al profeta, al adivino y al anciano, al capitán y al dignatario, al consejero, al artesano experto y al hábil encantador.” (Isaías 3:1-3)
b. Perderían su falsa sabiduría la cual ellos consideraban su luz
“¡Ay de los que llaman a lo malo bueno y a lo bueno malo, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! ¡Ay de los que se consideran sabios, de los que se creen inteligentes! ¡Ay de los valientes para beber vino, de los valentones que mezclan bebidas embriagantes, de los que por soborno absuelven al culpable, y le niegan sus derechos al indefenso!” (Isaías 5:20-23)
c. Perderían aún