|  Forgot password?
Need a Sermon? Get Your Next 4 Weeks Planned Here »

Ministrando El Uno al Otro

(0)

Sermon shared by Stephen Boldin

January 2011
Summary: El apostol Pablo explica nuestro ministerio el uno al otro.
Denomination: Baptist
Audience: Believer adults
Andrew Murray's True Vine
Discover Life in The True Vine

Draw near to Christ with this inspiring eBook classic.

Download FREE when you sign up for email updates & offers from SermonCentral, ChurchDiscounts, and partners.

n tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” El maestro de la palabra de Dios reparte tesoros espirituales. Y los que son enseñados deben compartir tesoros materiales. Recuerda, Jesús nos dijo que lo que hacemos con lo material indica como valoramos cosas espirituales. Dijo en Mateo 6:21, “Porque donde esta vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”
EL PRINCIPIO (V. 7-8) Debemos reconocer que hay un principio espiritual detrás del precepto. Dios no manda a cristianos a dar simplemente para que los pastores, maestros y misioneros pudieran tener para sus necesidades materiales, pero para que el cristiano recibiera una mayor bendición. Entonces Pablo dice en los vs 7-8, “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segara. Porque el que siembra para su carne, de la carne segara corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segara vida eterna.”
El principio básico de la sembrar y cosechar esta entretejido en toda la Biblia. Dios ha ordenado que vayamos a cosechar lo que sembramos. El granjero que siembra maíz, espera cosechar maíz. Pero Dios no solo nos ha dicho que sembrar sino tener cuidado que cosechamos.
Hay un viejo dicho, “Siembras un pensamiento, y cosechas un hecho. Siembras un hecho y cosechas un hábito. Siembras un hábito y cosechas un carácter. Siembras un carácter y cosechas un destino.”
Pablo mira bendiciones materiales como la semilla, pero hay dos clases de tierra, la naturaleza de la carne y la del Espíritu. Podemos usar nuestras bendiciones materiales para promover la naturaleza pecaminosa o podemos usar nuestras bendiciones materiales para promover las cosas del Espíritu. Una vez que terminamos de sembrar, no podemos cambiar la cosecha. Así que mucho cuidado con lo que siembras.
Sembrando a una naturaleza de la carne produce una cosecha de destrucción, una cosecha de decadencia moral. Sembrando al Espíritu en cambio produce una cosecha de crecimiento moral y espiritual. En Gálatas 5:16-23 vemos la diferencia entre las dos.
El autor famoso Ernesto Hemingway declaraba que su vida probaba que una persona podría hacer lo que quería sin pagar las consecuencias. El, como muchos hombres antes que él y después, consideraba que las ideas de la Biblia eran anticuadas e irrelevantes a nuestro tiempo, y un estorbo a su placer personal. Leyes morales eran para él una superstición religiosa que no tenía significancia. Su borrachera le llevo a tanta desesperación que se suicido con una bala en el cerebro. Como dice en Salmos 2:4, “El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlara de ellos.” También dice en Eclesiastés 11:9 “alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgara Dios.” Eclesiastés 12:13-14 dice, “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.”
El autor Oscar Wilde fue un homosexual encarcelado, en desgracia y vergüenza, cerca de su muerte escribió: “Olvide por el transcurso
Comments and Shared Ideas

Join the discussion

  |  Forgot password?
Sign in to join the discussion New to SermonCentral? Create an account
New Better Preaching Articles
Featured Resource
Today's Most Popular
Sponsored Links