tal como somos) es una de las características de la Biblia, pues ella nos dice exactamente lo que somos y lo que estamos haciendo bien o mal.
Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Santiago 1: 23

Agua La Palabra de Dios es como agua que lava nuestras almas y pensamientos por medio de su lectura. Pablo dice de la iglesia: habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra. Efesios 5: 26

Lluvia Cuando el hombre comienza a escuchar la Palabra de Dios y a poner por obra lo que aprende de ella, su vida comienza a germinar como un campo en el cual a descendido la lluvia. Donde había antes solo resequedad, amargura y soledad, ahora se puede ver la vida que de Dios da.
Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.Isaías 55: 10,11