|  Forgot password?

UNA MUJER SIN NOMBRE PERO CON FE.

(7)

Sermon shared by Luis Marquez

December 2010
Summary: ¿Cómo se siente uno cuando es rechazado por todos los que le rodean? ¿Vale la pena continuar cuando todo parece perdido? Hoy hablaremos de una mujer Sin Nombre pero con una gran fe que sirve de ejemplo para aquellos que piensan que Dios no oye su clamor
Denomination: Baptist
Audience: General adults
Sermon:
UNA MUJER SIN NOMBRE PERO CON FE. (Mateo 15: 21-28)
Introducción:
En los estudios bíblicos de los viernes hemos estado desarrollando un ciclo acerca de “Los Milagros de Jesús”. Hoy quiero compartir uno de ellos con Uds.
¿Han tratado de resolver algún asunto importante en sus vidas y al llegar a la persona indicada para resolverlo esta le ha rechazado o negado a resolverlo? ¿Cómo se siente uno cuando es rechazado por todos los que le rodean? ¿Vale la pena continuar cuando todo parece perdido?
Hoy hablaremos de una mujer Sin Nombre pero con una gran fe que sirve de ejemplo para aquellos que piensan que Dios no oye su clamor. Busquemos Mateo 15: 21-28:
21 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. 22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. 23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. 24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. 25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. 27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.
Esta era una mujer extranjera y gentil para los judíos y por tanto sin derecho a ninguna asistencia espiritual por parte de ellos. Pero ella, aun sabiéndolo, no le importó pues necesitaba resolver su problema: su hija estaba siendo atormentada por un demonio y creía que Jesús tenía poder para vencerlo. Para lograr que el Señor oyera su oración esta mujer:
I- Tuvo que vencer barreras:
a) Barreras interiores: el pecado, el egoísmo, el orgullo.
- Pecado: 2 Crónicas 7:14: Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
- Egoísmo: Santiago 4:3: Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones. Cuando oramos de una forma egoísta estamos orando a nosotros mismos, por eso la oración del fariseo no prosperó mientras que la del publicano se elevó a los cielos (Lucas 18: 11-14).
El orgullo: Ella sabia quien podía sanar su hija. Tal vez conocía que Jesús ya había sanado al gadareno, por ello no confió en si misma o en sus recursos sino que acudió humildemente a Aquel que tiene todo el Poder y el que merece toda la Gloria. Ella lo manifestó cuando le llamo “el hijo de David”.
b) Barreras exteriores: mujer, gentil (cananea, siro fenicia), los discípulos.
- Mujer: sabemos que en aquella época las mujeres no tenían prácticamente ningún derecho. Dirigirse a un hombre extraño y en público era un riesgo. Ella venció la barrera del género.
- Gentil: era cananea (o siro fenicia), extranjera para los judíos y de baja condición social. ¿Se ha sentido discriminado por su origen nacional, su piel, su acento? Para Dios todos somos iguales pues todos somos hechura suya.
Comments and Shared Ideas

Join the discussion

  |  Forgot password?
Sign in to join the discussion New to SermonCentral? Create an account
New Better Preaching Articles
Featured Resource
Today's Most Popular
Sponsored Links