Sermons

Summary: Ser agradecidos debería llevarnos a adorar a Dios.

¿A dónde nos lleva nuestro agradecimiento?

Levítico 10: 1-5 Hechos 16: 16-34 Salmo 100 24/11/2019

En unos pocos días, algunos de nosotros habremos viajado muchas millas desde donde estamos ahora, para estar con familiares y amigos en Acción de Gracias. Para algunos de nosotros será un momento de gran alegría, pero para otros reunirse con algunos miembros de la familia es como saltar en una piscina sabiendo que hay un cocodrilo en el agua, pero no se puede ver. Quieres salir tan pronto como entraste.

Sin embargo, vamos a hacer el viaje, porque es el Día de Acción de Gracias y eso es lo que se supone que debemos hacer. Si vas a la Iglesia Bautista Emmanuel en la esquina de East 79th y Quincy, verías en el tablón de anuncios de su iglesia, Acción de Gracias no es un día, es una forma de vivir la vida.

Ser agradecido siempre nos lleva a algún lado. ¿Alguien ha hecho algo por ti en tu vida, en el que solo querías volver y decirle a la persona cuánto aprecias lo que ha hecho por ti? La semana pasada vimos que estar agradecido llevó a uno de los 10 leprosos que había sido sanado por Jesús de regreso a Jesús para dar gracias.

Pero estar agradecido puede torcerse en donde debemos poner nuestro agradecimiento. Había un rey muy poderoso en la Biblia con el nombre de Nebuchadnezzer. Miró a las naciones que había conquistado, toda la riqueza que había acumulado y toda la admiración que tenía de su pueblo, y su agradecimiento lo llevó a decir. "Tengo todo esto por lo que soy y lo que he hecho. Su agradecimiento lo llevó a adorarse a sí mismo.

Si estabas en el metroparks mirando por encima de un acantilado y perdiste el equilibrio, pero justo cuando comenzaste por el acantilado, notaste que una rama colgaba lo suficientemente bajo como para que te agarraras. Agarraste esa rama y evitaste caer a la muerte. ¿Qué palabras salen de tu boca en el momento en que te das cuenta de que has sido salvo? ¿A quién le agradece el ateo o agnóstico en ese momento?

Creo que hay dos cosas que nos hacen querer arrodillarnos para adorar a Dios. La primera es cuando estamos asombrados de Dios por lo que Dios ha hecho en la creación. Cuando veo programas como Blue Planet o Our Oceans en Netflix y veo lo que Dios ha hecho y lo que Dios ha creado, no puedo evitar pensar por dentro: "Dios, eres un Dios maravilloso".

La segunda cosa que nos hace querer caer de rodillas para adorar a Dios es cuando estamos tan agradecidos por lo que Dios ha hecho. Cuando pienso en el Dios que dice esto acerca de sí mismo en Isaías 44:24: “Esto es lo que dice el Señor, tu Redentor y Creador; Yo soy el Señor que hizo todas las cosas. Yo solo extendí los cielos. ¿Quién estaba conmigo cuando hice la tierra?

Cuando reconocemos que es Dios quien no solo nos creó, sino que desea estar en una relación con nosotros, incluso con todo el mal que hemos hecho, nuestro agradecimiento debe hacer que nos arrodillemos para decir gracias Señor. Cuando pienso en lo que Jesús pensó de nosotros cuando estaba colgado en la cruz, negándose a bajar porque sabía que si hubiera renunciado, no habría habido esperanza para nosotros, deberíamos simplemente arrodillarnos y adorar. de gracias

Sin embargo, si no estamos verdaderamente agradecidos por lo que Cristo ha hecho, nos lleva a un sentido de adoración falsa en nuestra adoración a Dios. La adoración se vuelve acerca de nosotros, y cómo nos sentimos, y lo que estamos dispuestos a ofrecer a Dios. Ofrecemos una adoración a Dios que no es muy diferente a que un niño arroje un hueso a un perro y espere que el perro esté agradecido.

Cuando se trata de adorar, la adoración no es un lugar al que vamos y no es una descripción de un servicio. La adoración implica que dejemos de pensar y nos concentremos en Dios y en lo que Dios ha hecho. Adorar a Dios no es algo que nadie pueda hacer por nosotros.

Es una elección simple que hacemos para hacerlo o no. Cada domingo, cada servicio, hacemos una elección deliberada. O entregaré mi corazón a Dios en adoración durante el servicio o no lo haré. A veces tenemos la tentación de adorar a Dios, a nuestra manera, y decimos "Dios, o aceptas esto o lo dejas".

Si lees el Antiguo Testamento, Dios fue muy específico en cómo la gente debía adorarlo, especialmente a los líderes. Había fragancias específicas que iban a ser parte de la adoración a Dios. El hermano de Moisés, Aaron, era el sumo sacerdote de la nación. Tuvo varios hijos, pero dos de ellos se llamaron Nadab y Abihu y ambos eran sacerdotes.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion