Sermons

Summary: Yo quiero que los oyentes retiren toda incredulidad de su corazón, creyendo que Jesús hizo y hará lo que no podemos hacer y que nos deja ansiosos.

¿QUIEN REMOVERÁ LA PIEDRA?

Texto: Mc 16.1-8

Propósito: Quiero que los oyentes retiren toda incredulidad de su corazón, creyendo que Jesús hizo y hará lo que no podemos hacer y que nos deja ansiosos.

Introducción

Jesús murió. Entonces José de Arimatea cogió su cuerpo, envolvió en una sábana nueva y colocó en un sepulcro nuevo, cavado en la roca, cerrando con una piedra. Las mujeres guardaron el lugar donde lo pusieron.

El sábado terminó en la puesta del sol de aquel día. Las mujeres fueron al mercado y comprar hierbas y perfumes (o cosecharon las materias primas y prepararon ellos mismos los perfumes), que ellas usarían para ungir el cuerpo de Jesús.

Tal vez hayan trabajado toda la noche, preparándolo todo. Cuando el día estaba naciendo, se fueron al jardín donde estaba la tumba.

Pero, en el camino, una cuestión perturbaba sus mentes: ¿Quién va a quitar la piedra?

Había una piedra enorme, que había sido rodada hasta la entrada del sepulcro, para servir de puerta. ¡Ella podría pesar dos toneladas!

¿Qué es lo que aquella piedra impidió?

1. La piedra representaba el fin del servicio para Jesús.

1.1. Ellas se prepararon toda la noche, pero no podían ni prestar su último homenaje a Jesús, pues no tenían acceso a su cuerpo. En aquella época, el servicio a Dios era impedido para las mujeres. En el templo, sólo los levitas, y sólo los hombres, podían realizar todo el servicio religioso.

1.2. Jesús abrió el camino para que las mujeres servir a Él de muchas maneras. Ellas sostenían su ministerio con ofrendas, conforme a Lucas registra (8.1-3). Ahora, aquella piedra (a los ojos humanos) sellaba el final del ministerio de Jesús y también el fin del servicio de estas mujeres a Él.

1.3. Incluso sabiendo de la dificultad y de la falta de recursos para resolver el problema, fueron hasta la tumba. Podrían haber quedado en casa, lamentando, murmurando, presentando sus excusas, pero no lo hicieron. Ellas fueron hasta allí. Una caminata difícil, pero movida por la voluntad de hacer algo para Jesús.

1.4. Para estas mujeres, servir a Jesús tal vez fuera la única oportunidad de prestar un servicio a Dios, con una participación personal y significativa. Tal vez esto haya dado un nuevo significado para ellas. Pero, ahora, todo terminó, pues Jesús estaba muerto y sepultado.

1.5. ¿Cómo te sientes, cuando algo que es significativo para ti es excluido abruptamente? ¿Está triste, ansioso, preocupado? Así estaban estas mujeres.

2. La piedra representaba el fin de toda esperanza.

2.1. Jesús murió y la muerte es una imposibilidad para todos los hombres. Ellas pensaban solamente en rendir homenajes a su Rabí que estaba muerto, pues no tenían esperanza de encontrarlo vivo.

2.2. Es verdad que Jesús resucitó a algunas personas mientras Él estaba vivo. Pero, ahora, que Él estaba muerto, ¿quién lo resucitaría? ¿Qué sería de su vida? ¿Volver a ser dominadas por el pecado, como vivía María Magdalena, de quien Jesús expulsó a 7 demonios? (V.9). ¿Quién estaría con ellas, en el día de la angustia, de la persecución, de la tristeza? ¿Quién les daría una palabra de orientación en los días oscuros de la vida? ¿Quién curaría sus enfermedades?

2.3. La esperanza en el Mesías era una llama que mantenía viva la expectativa de días mejores para Israel (Lc 24.21). Ellas encontraron al Mesías, vivieron con Él, aprendieron de Él, vivieron la expectativa de la llegada del Reino de Dios (Mt 12.28), pero él fue muerto y, con Él, murió su esperanza.

2.4. Cuando algo que nos da esperanza y confianza con respecto al futuro es retirado de nosotros, deja un vacío que nos quita toda la expectativa de que algo bueno pueda suceder con nosotros.

3. La piedra, sin embargo, era una preocupación innecesaria.

3.1. Lo que no sabían era que lo que las preocupaba (pre-ocupar, ocuparse de antemano) ya había sido resuelto. Jesús quitó la piedra que les preocupaba.

3.2. ¿Qué sorpresa tuvieron, cuando llegaron en la tumba: la piedra estaba rota, Jesús estaba vivo, la tumba estaba vacía. Su preocupación y ansiedad no tenía ninguna razón de ser. Sólo deberían haber creído que Él prometió que resucitar al tercer día, y cumplir su promesa (Mc 9.31, 10.34).

3.3. El ángel declara un hecho conocido: "Él fue crucificado". Declara una buena noticia: "Él ya resucitó". Afirma la prueba de esto: "no está aquí". Y proporciona una evidencia: "he aquí el lugar donde lo pusieron". ¡Es una verdad comprobada! ¡Jesús está vivo!

3.4. La incredulidad era la piedra más grande en la vida de los discípulos. Jesús había dicho que iba a resucitar, pero ellos no creyeron. Incluso después de que algunos de ellos vieron la tumba y declararon que el cuerpo no estaba allí, no tuvieron fe suficiente (Lc 24.22-24).

Conclusión

La piedra del sepulcro fue removida.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


A Leap Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Angels Among Us
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion