Sermons

Summary: “El amor es un acto de perdón interminable, una mirada tierna que se convierte en un hábito.”

31B

El secreto de la felicidad nos lo revela hoy Nuestro Senor Jesucristo a través del Evangelio de este dia en cuanto al mandato que el nos da de, “amarás al Señor, tu Dios, amarás a tu prójimo como a ti mismo” y en ese orden.

Si ese orden se altera, surgen problemas como lo vemos en una de las tiras cómicas de “Peanuts’, en la que Linus dice a su hermana Lucy que el quiere ser un doctor cuando sea mayor. Lucy, en su característica y cínica manera, le responde: “Tu, ¿un doctor? Eso es una broma. ¿Sabes por qué no podrías ser un doctor? Porque tu no amas a la humanidad.” Linus se queda pensativo por un momento y dice: “Amo a la humanidad; es la gente a la que no soporto.”

La base de todo amor humano tiene su raíz en las primeras relaciones con padres de familia y personas que ejercen el cuidado de los niños.

Sin embargo, sabemos que aún cuando ese amor humano no exista o sea muy pobre, si nos apegamos a ese mandato del Señor podemos vivir libres y felices y creer en el poder de la fe que suple y transforma.

1. Existen cuatro partes en lo que se trata del amor a Dios -- Amarás a Dios —“ Con todo tu…..

i. Corazón ---El camino de quince pulgadas que va desde la cabeza hasta el corazón puede ser muy largo. El corazón, en la profundidad interior de la persona, es la fuente de la cual brotan todas nuestras decisiones y acciones.

Con toda tu…..

ii. Alma- ……El alma envuelve todo nuestro ser como vivientes que somos, y es por esto que Jesús dijo que debemos entregársela a El tal como El la entregó por nuestra causa.

En hebreo, la palabra ‘alma’ también significa ‘soplo’. ‘aliento’. Ama a Dios con cada respiración que tomes; con todo ‘deseo, anhelo, suspiro y vehemencia.

Con toda tu….

iii. Alma – El alma encierra nuestros deseos, razonamientos e imaginación, animados por nuestro amor a Dios.

iv. Con todas tus fuerzas- se refiere al compromiso que invita a poner en juego hasta la última onza de nuestra energía. En hebreo la palabra ‘fuerza’ se usa en general como un adverbio y en este caso significa ‘muy, mucha’ , lo que quiere decir, ‘Amar a Dios con todo lo ‘mayor’ y ‘más grande’ que tengas.

2. Después de amar a Dios de esas cuatro maneras, estamos listos a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

De esta manera nuestro ser puede ir más allá de lo que vemos y sentimos y genuinamente ofrecer nuestra ayuda a los demás, especialmente a los pobres y a aquellos que están sufriendo.

Esto es tan cierto en el ejercicio de la paternidad como lo es en las relaciones matrimoniales. El AMOR, desde una perspectiva católica, está siempre dirigido a ‘otro’ y su finalidad es acercarnos más y más a Dios.

El amor al prójimo nos libera de la preocupación con nosotros mismos y sus consecuentes problemas, desde las emociones destructivas (tales como amarguras, odios, resentimientos acumulados, desesperación), hasta el no encontrar un propósito a la vida y sufrir de soledad y aislamiento.

El amor ‘incondicional’ llamado “Agape,” es una inquietud o interés activo por el bienestar del prójimo; algo que no depende de las acciones del otro.

Lo anterior significa en parte que no estamos llamados a permitir que disparidades y desigualdades determinen la actitud hacia los demás con quienes existan relaciones.

El sacrificio individual es también ‘amor agape’, pero aún allí tal sacrificio hecho por amor y en reparación se basa en el Amor de Dios, porque el cuidado de uno mismo radica en el hecho de que somos todos hijos de Dios, lo que es mucho más que el medio para la obtención de otra finalidad: el Cielo.

3. El amor de si mismo o egoismo es tan común y corriente que por eso Jesús lo tomó como punto de referencia: ‘Ama a tu prójimo de igual manera como te amas a tí.’

Cuando estaba en la escuela primaria, la profesora a veces solucionaba el primer problema en una hoja de la tarea para demostrarnos cómo podríamos resolver el resto de los problemas. Jesús hizo uso de nuestro amor a si mismos de la misma forma: “Fíjense en la forma en que ustedes se aman ,” “y amen a su prójimo de igual manera.”

Sin embargo, el amor de si mismo presenta un desafío particular —

Entre los extremos de sentirse inferiores y/o superiores a los demás encontramos diversos estilos de auténtico amor propio, que dan a la persona la capacidad de tomar posesión de si mismo y proveer para sí el cuidado necesario.

e.g. Para nosotros amarnos como somos, debemos perdonarnos por todo aquello que hayamos hecho en nuestra contra debido a la oscuridad y dolor, consecuencia de la soledad, frustración, enojo y fuerzas negativas.

“El amor es un acto de perdón interminable, una mirada tierna que se convierte en un hábito.”

(Peter Ustinov).

Copy Sermon to Clipboard with PRO

Browse All Media

Related Media


Agape
SermonCentral
PowerPoint Template
Agape
The Veracity Project
Video Illustration
Haz Que Cuente
Dan Stevers
Video Illustration
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion