Sermons

Summary: Este sermón está basado en la sexta palabra de Jesús desde la cruz.

  Study Tools

Juan 19:30

INTRODUCCIÓN

Las penúltimas palabras de Jesús en la cruz fueron: “Consumado es.” “Todo está terminado.” “La obra está hecha.” “Todo está cumplido.” La palabra en el idioma original es “TETELESTAI”.

Hasta la muerte de Jesús, existía un complicado sistema de sacrificios. El pecado separa al hombre de Dios, y solo a través del sacrificio animal, un sustituto, podía la gente ser perdonada y limpia.

Jesús se convirtió en el último y final sacrificio por el pecado. Vino a terminar la obra de salvación de Dios y pagar la pena completa de nuestra iniquidad. Nada más necesita hacerse. El Señor cumplió perféctamente el plan perfecto de Su Padre.

Cuando un siervo completaba su trabajo, le decía a su amo... Cuando el sacerdote determinaba que un sacrificio era perfecto, afirmaba... Cuando una persona compraba algo y el mercader tomaba su dinero, decía... “Pagado por completo.” Cuando un artista completaba su obra, se echaba para atrás y decía... “Está terminado.” Asimismo, cuando el Hijo de Dios terminó la obra salvadora de Su Padre, exclamó... “Está terminada. Está hecha. Está cumplida.”

Aquel llamado “Dios con nosotros”, “Emanuel”, cumplió la misión

que vino a cumplir.

Lo siguiente que voy a leer...

ILL El lugar era el campamento de una caravana. Era tarde en la noche. Todos se habían retirado a dormir excepto un viajero del desierto y un rabino que había cometido el error de comenzar una discusión religiosa con el beduino vagabundo.

“¿Como no puedes creer en Dios?”, exclamó el rabino. “Mira todo lo que hay a tu alrededor”. “Yo no dije que no creía en Dios, solo que no hay evidencia de El. Te digo, si existe, no está tratando mucho para dejárnoslo saber; y hay menos evidencia aún de que se preocupa por nosotros.”

“Pero la Escritura dice...”, replicó el rabino. “¿La Escritura? Olvida lo que está escrito. Si de verdad hay un Dios, deja que baje aquí donde estamos; que baje a este asqueroso lugar donde vivimos; que huela la peste, que sienta la pobreza, que conozca el dolor, que vea el hambre... que sienta el hambre. Deja que sepa lo que es alargar una existencia en esta desgraciada pobreza, que vea a un amigo morir, que sienta la agonía de perder a alguien que ama, que sienta la injusticia de la muerte; que sepa lo que es ver a un niño pequeño morir y que se lo quiten de las manos a su madre para sepultarlo. Deja que vea nuestras enfermedades, los pies torcidos, la cuenca de los ojos ciegos; que este Dios tuyo sea odiado, que se burlen de él, que sea engañado, robado. Déjalo que pierda todo en mano de los malvados, que lo arrastren a una corte de ley como a mí. Deja que descubra por sí mismo cuan injusta la justicia realmente es.

La furia del beduino crecía mientras continuaba. “Y el pecado. El que está tan interesado en que si peco o no- Deja que sienta mi tentación; que experimente mis flaquezas; y despues veamos como se siente acerca de todas las reglas y mandamientos que ha puesto sobre mi- reglas sobre mi nivel con las cuales no puedo vivir y, sino vivo de acuerdo a ellas...”, gruñó el beduino, “ya no le plazco más”.


Browse All Media

Related Media


A God-Man Down
SermonCentral
PowerPoint Template
All About Jesus
SermonCentral
PowerPoint Template
Behold Your King
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion