Sermons

Summary: Cambio ¿En realidad deseas un cambio? Lastimosamente existen personas en necesidad de un verdadero cambio, mas sin embargo aunque lo necesitan y se les ofrece, no están dispuestos a cambiar.

  Study Tools
  Study Tools

Experimenta un verdadero cambio

Cambio ¿En realidad deseas un cambio? Lastimosamente existen personas en necesidad de un verdadero cambio, mas sin embargo aunque lo necesitan y se les ofrece, no están dispuestos a cambiar.

Juan 5:1-9 “ 1 Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. 2 Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. 3 En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. 4 Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. 5 Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. 6 Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? 7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. 8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. 9 Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.” (RVR1960)

Aquí en Juan 5, encontramos la historia de un hombre en una situación desesperante.

No tan solo no se podía ayudar a si mismo, sino que tampoco tenia a nadie que lo pudiera asistir en medio de su dificultad.

Pero un día Jesús llego y cambio su vida para siempre.

Este hombre estaba en medio de un gran número de personas enfermas e incapacitadas que se encontraban junto a un estanque llamado Betesda en Jerusalén.

Había una historia que estaba circulando que decía que un ángel periódicamente venia al estanque y agitaba el agua, y el primero que se metiera al agua después de esto quedaba sano.

Es interesante notar que la Biblia dice que “Jesús lo vio” (V6).

Ahora, tienes que recordar que había una gran multitud alrededor de ese estanque, pero Jesús lo vio acostado allí.

En medio de centenares de personas, Jesús Se intereso por el.

No tal solo Jesús ve este hombre, sino que también se intereso por cuanto tiempo este hombre se encontraba en esta situación.

La Biblia nos dice que se encontraba en esa condición por treinta y ocho años.

Ahora, considera la pregunta que Jesús le hizo, “¿Quieres ser sano?”.

¿No le parece un poco extraño hacerle esta pregunta a alguien, a alguien que ha dedicado toda su vida en sanarse?

Ahora, la respuesta no es tan obvia como tú te imaginas.

Existen personas que no quieren cambiar sus vidas. Ellos se sienten confortables tal y como están.

En esencia Jesús le estaba preguntando a este hombre, ¿Quieres cambiar tu vida? ¿Estas contento en el estado que te encuentras en este instante? ¿Deberás quieres cambiar?

El hombre respondió, “Señor, no tengo quien”. En otras palabras, “Si quiero cambiar mi situación, pero nadie me ayuda”.

En respuesta, Jesús le dice a este hombre que haga tres cosa que lo sacarían de su situación.

I- Jesús le dijo que hiciera lo imposible.

Jesús le dice a este hombre que haga lo que no había hecho por treinta y ocho años.

Juan 5:1-9 “ 8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda” (RVR1960)

Apartado de Dios, esto era imposible. Pero el llamado de Dios es poderoso.

Posiblemente usted ha intentado traer transformación personal a tu vida, y nada ha funcionado.

Dios puede hacer en ti, lo que tú no has podido hacer por ti mismo. Pero tienes que estar listo a tomar ese paso de fe.

¿Qué cosa imposible tienes que hacer hoy?

Dejar un vicio, dedicarte a tu hogar, no serle infiel a tu cónyuge, consagrar tu vida al Señor, etc.

II- Jesús le pidió que quitara toda posibilidad de sufrir una recaída. (Possibility of a relapse)

Jesús manda a este hombre a que tomara su camilla y que caminara.

Jesús no le dijo que dejara su camilla allí, que tratara de caminar un poco, y si no funcionaba, entonces que se devolviera a su camilla. ¡Claro que no!

La implicación fue, tú no vas a regresar aquí jamás. Este sufrimiento se acabo. Este tipo de vida ya no es para ti. Yo te e transformado.

Si tú quieres seguir a Jesucristo, entonces tú no puedes hacer provisión para una recaída. ¡Dios esta bajo control!

Tendrás que dejar supuestos amigos, dejar de frecuentar dichos lugares, cambiarte de vecindad, no hablar con aquella persona con que le eres infiel a tu pareja, no manejar las finanzas que te hacen caer.

Tienes que hacer lo que sea, para no tener una recaída, recoge los pedazos y no regreses más.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


Confession Of Sin
SermonCentral
PowerPoint Template
Let Go
Journey Box Media
Video Illustration
Talk about it...

Juan Salas

commented on Nov 18, 2014

Thank you for this great sermon!!

Join the discussion