Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: Una realidad con la que convivimos desde hace ya muchos años es la disociación familiar.

  Study Tools

Al meditar y leer más detenidamente este pasaje puedo percibir que el Señor va más allá y ve a la familia como un todo. Y sin temor a equivocarse señala que lo que atenta contra la familia, sus relaciones y más aun los niños, es la dureza del corazón del hombre producida por el pecado.

Sus palabras revelan directamente la situación anormal y disfuncional de la familia de su tiempo:

a) El centro de todo era el padre de familia quien ejercía una autoridad absoluta la cual le confería el “derecho” a disponer de todo a su antojo.

b) Como señor absoluto podía repudiar y echar de la casa a su esposa por una serie de razones absurdas. Lo más triste era la mujer quedaba totalmente abandonada (Caso de Agar en Gn. 21)

c) El padre tenía potestad de decidir el cómo, cuando y con quien debían casarse sus hijos varones y sobre todo las hijas. Y eso no se discutía.

Esto no quiere decir que todos los padres de familia fueran dictadores. Por supuesto había muy buenos padres. En caso contrario, Jesús no hubiera usado tanto el ejemplo del padre de familia en varias de sus parábolas.

Con su respuesta Jesús se sitúa más allá de cualquier plano jurídico y se coloca en el plan inicial de Dios. Sabe que el hecho de la familia es decisivo en la experiencia y en la vida de los hombres por eso apela:

1. LA UNIDAD DE FAMILIA: “…por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” Jesús apela a la estabilidad familiar y defiende las relaciones familiares. ¿Que es lo que Dios ha juntado? No solamente a los esposos sino también a la familia. La unidad matrimonial y familiar no puede ser quebrantada o disuelta por normas y criterios humanos.

2. LA IGUALDAD DE LOS MIEMBROS: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,…?” Jesús afirma y reconoce la individualidad y dignidad de cada uno de los miembros de la familia de modo que ¡nadie tiene derechos exclusivos!

3. LA LIBERTAD EN LA FAMILIA: “Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.” Jesús no ataca la existencia de la familia en sí. Pero denuncia que la familia era opresora al declarar al padre dueño absoluto de ella y al otorgarle plenos poderes sobre la mujer y los hijos. En su funcionamiento y desde la perspectiva de Jesús, la estructura de la familia judía no era el ideal.

Conclusión:

Jesús vino a proclamar una realidad nueva para la familia: el Reino de Dios. En el reino Dios es el Padre y todos entre sí hermanos. Y entre hermanos no puede haber desigualdad o enemistad.

La familia es necesaria para formar al ser humano e integrarlo en la sociedad. Pero con frecuencia su funcionamiento contribuye a perpetuar el autoritarismo, a negar la dignidad y bienestar de la mujer y de los niños, a fomentar la insolidaridad y la explotación. Todo esto entorpece la visión del Reino.

Un mensaje claro es este: Jesús rechaza cualquier modelo disfuncional de familia que entorpece el propósito de Dios.

En esta nueva situación, ¿qué es lo que nos puede decir a nosotros la posición de Jesús con relación a la familia? Su ideal de igualdad y dignidad del ser humano sigue siendo el mismo. ¿Cómo adaptar sus exigencias a la realidad de hoy? Ese es nuestro reto.

Junio 12, 2005


Browse All Media

Related Media


Church Family
SermonCentral
PowerPoint Template
Family 3
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion