Sermons

Summary: Un relato modernizado de la historia de Zaqueo

  Study Tools

La Historia de Zaqui

Lucas 19:1-10

Zacarías (Zaqui para sus amigos) parecía tenerlo todo. Tenía un departamento hermoso con un auto deportivo en la puerta. Tenía un cómodo puesto en el gobierno, ganando muy buen dinero. Algunos insinuaban que el puesto era demasiado cómodo y el dinero era demasiado bueno. No veían como uno podría llevar semejante vida con el sueldo de un empleado público. Y parecía que los cosas se resolvían muy rápidamente para los amigos de Zaqui (y tenía muchos "amigos"). Se decía que un poco de dinero lograba mucho con Zaqui. Pero Zaqui insistía que sólo hacía su trabajo.

Lamentablemente, los miembros de la iglesia donde iba Zaqui no lo veía así. La última vez que asistió, le hacían sentir bien incómodo. El predicador hizo que cantaran "Tal Como Soy" 12 veces mientras todos miraban a Zaqui. Apenas se terminó la canción, Zaqui salió corriendo.

Desde entonces, Zaqui se quedaba en casa y veía a su predicador preferido en la televisión.

Un día Zaqui se enteró de que el predicador de la tele venía a su ciudad. Zaqui tenía que ir a verlo. Cuando llegó al aeropuerto, había tanta gente que Zaqui no podía verlo. Zaqui decidió esperar afuera. Trepó un basurero para ver mejor.

Cuando el predicador salió, le miró a Zaqui y dijo, "Eh, Zaqui. Bájate de ahí. Tú y yo vamos a comer juntos." ¿Entendió bien Zaqui? ¿El predicador hablaba con él? ¡SI!

Ver a este hombre en la televisión era una cosa... pasar tiempo con él era otra. Antes de que terminaran de comer, Zaqui había prometido cambiar su vida y entregarla a Dios.

Bien, se habrán dado cuenta de que la historia de Zaqui es un relato moderno de la historia de Zaqueo. Ahora vamos a leer la historia original:

Lucas 19:1 Jesús entró en Jericó y comenzó a atravesar la ciudad. 2 Vivía allí un hombre rico llamado Zaqueo, jefe de los que cobraban impuestos para Roma. 3 Este quería conocer a Jesús, pero no conseguía verlo porque había mucha gente y Zaqueo era pequeño de estatura. 4 Por eso corrió adelante y, para alcanzar a verlo, se subió a un árbol cerca de donde Jesús tenía que pasar. 5 Cuando Jesús pasaba por allí, miró hacia arriba y le dijo: —Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que quedarme en tu casa. 6 Zaqueo bajó aprisa, y con gusto recibió a Jesús. 7 Al ver esto, todos comenzaron a criticar a Jesús, diciendo que había ido a quedarse en la casa de un pecador. 8 Zaqueo se levantó entonces y le dijo al Señor: —Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo; y si le he robado algo a alguien, le devolveré cuatro veces más. 9 Jesús le dijo: —Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque este hombre también es descendiente de Abraham. 10 Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.

Tenemos que recordar que los cobradores de impuestos tenían muy mala fama. Primero, estos hombres colaboraban con el enemigo, ayudando a los romanos a continuar su ocupación de Judea.

Segundo, el sistema de impuestos se prestaba al abuso. Lo único que les importaba a los romanos era cobrar su dinero; si los cobradores ganaban demás, no les importaba nada. La corrupción era tan común que los arqueólogos han encontrado un monumento a un cobrador honesto. Los cobradores de impuestos no podían participar en la sinagoga y su testimonio no tenía validez en la corte. Eran marginados, "pecadores" en los ojos de la sociedad.


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion