Sermons

Summary: ¿Qué podemos esperar de la iglesia en los días antes del regreso del Señor Jesucristo?

Vamos al libro del Apocalipsis en el capítulo 3 y estaremos en los versos 14 al 22, en esta mañana. Vamos a estar enfocados en el tema: La iglesia en los últimos tiempos. Debemos hacernos una pregunta como pueblo de Dios ¿Qué podemos esperar de ella en estos días? Bueno, hay un cartel que me ha llamado la atención en Marzo de este año 2020: "El Mundo está temporalmente cerrado."

La economía y las sociedades han sido afectadas severamente. Cierre permanentes de muchos negocios, causando desempleo, malestar social, suicidios, divorcios, violencia doméstica y las ciudades disturbios civiles causados por la turba. A esto podemos agregar el aumento en el consumo de drogas, del alcohol y el incremento de armas a 1,700%. Esto ha llevado a la gente a fuertes ataques de ansiedad y depresión. La incertidumbre y los medios de comunicación han contribuido a causar temor en las masa de gente.

A pesar de todo, creo de todo corazón, que Dios tiene todo bajo control y eso incluye COVID19. Por un lado me da gozo al tener esperanza esta esperanza en un Dios Todopoderoso y deleitarme en las promesas que hay en su Palabra. Pero por igual, una gran preocupación en cuanto a lo que veo con lo que el COVID19 ha causado en los miembros de la iglesia.

Los gobernantes han hecho un trabajo sutil en promover estos temores sobre la gente. Implementan leyes que ellos mismos no la llevan a cabo, creando mucha frustración en la gente.

¿Qué ha revelado el COVID19 en estos meses en la iglesia? Como siempre, cuando existe una crisis muy grande la gente busca de Dios. Pero en este caso no ha sido así. En lugar de los creyentes congregarse físicamente hablando como Dios desea en Hebreos 10:25, se han dedicado a mirar los servicios en forma digital. Un buen número al principio, pero con el distanciamiento social ha causado el efecto que quería.

De acuerdo a estudios que han hecho, se ha comprobado que esto ha afectado a la gente mentalmente y emocionalmente. Como mencionamos antes, un elevado sentimiento de ansiedad ha tomado control de la gente al ver a personas con máscaras en cada lugar donde uno va. Y esto ha producido miedo. Una persona me dijo que esto parecía como una película del fin del mundo y los actores somos todos nosotros ahora.

Al principio, pudimos ver en nuestra ciudad, en las calles y las avenidas sin tráfico. Y por igual el ver a los hoteles todos cerrados. La avenida principal parecía como un pueblo fantasma. Y esto produjo un sentido de desorientación en la gente. Esto es lo que produce en la gente al no poder interactuar el uno con el otro. Pero, por igual ha producido tanto miedo que no quieren acercarse a nadie por miedo de que se puedan contagiar.

A pesar de que hubo pérdida de trabajo y se tiene la ausencia de una entrada económica, no quieren regresar a trabajar por lo mismo, no quieren contagiarse. Y en la iglesia, los que antes miraban por los medios sociales, ni siquiera así están conectados con los servicios de la iglesia. Las puertas se han abierto y pudimos ver que un 40% ha dejado de asistir. Un 50% entre ese grupo son personas entre los 25 y los 40 años. Y el resto entre las edades de 55 a 80 años.

Pensemos en esto: Si los que dicen ser cristianos ni siquiera miran o escuchan el mensaje desde el sofá de su casa, en comodidad, menos será el ir ahora a un edificio. ¿Cómo podemos entender todo esto? Sin embargo, los que están asistiendo pueden dar testimonio de la diferencia que hay, espiritualmente y emocionalmente hablando.

En el libro del Apocalipsis en el capítulo 3 y los versos 14 al 22, nos da la característica de la iglesia en los últimos tiempos. Para darnos una idea de la historia de la iglesia, Pablo, nos dice en Hechos 19:10 que él enseñó acerca del reino de Dios y todos los que estaban en el Asia Menor, oyeron la palabra del Señor Jesús. Siete iglesias fueron establecidas allí. De las siete iglesias, cinco de ellas estaban mal espiritualmente hablando. Dejaron su primer amor, permitieron el pecado en la iglesia. Participaban en malas obras y promocionaban el pecado. Esto produjo que una iglesia estuviera como muerta. La iglesia en la Laodicea era una iglesia falsa, una iglesia que tenía a Cristo afuera, verso 20. Era una iglesia engreída, llena de orgullo: "Yo soy rico y me he enriquecido y no tengo necesidad de nada." Y el Señor Jesús va con todo en contra de ella, "Desventurado, miserable, pobre ciego y desnudo. Eres tibio." Fíjense que cada carta está dirigida ¿a quién? Al ángel de la iglesia, al mensajero , al que trae la palabra de enseñanza.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion