Sermons

Summary: La sabiduría del mundo versus la sabiduría de Dios

  Study Tools
  Study Tools

Sabiduría falsa y verdadera - I

Texto: Santiago 3:13

Lectura Bíblica: Proverbios 1:1-10

Por Carlos C. Camarena

I. Introducción

A. Quiero darles la bienvenida al estudio de una nueva sección en Santiago 3. Entre el estudio de la semana pasada sobre el mal uso de la lengua (3:1-12) y el estudio de esta y la próxima semana, sobre la falsa y verdadera sabiduría (3:13-18), parece haber un cambio repentino.

1. Un análisis cuidadoso de ambos contextos, sin embargo, nos indica que las dos secciones permanecen conectadas.

a) En primer lugar, las dos clases de sabiduría que Santiago aborda en el 3:13-18, ambas compiten sobre el uso de la lengua. El mal uso de la lengua (3:1-12), es señal de falsa sabiduría, o lo que el mundo llama “sabiduría” (3:14-16); mientras que el buen uso de la misma (3:17-18) es señal de la sabiduría verdadera, la sabiduría que viene de lo alto.

b) En segundo lugar, ambas secciones (3:1-12 y 3:13-16) se encuentran en el marco de contenciones, disputas y disensiones en la comunidad a la cual Santiago escribe.

1) Santiago 3:1-12 nos mostró que la lengua es la raíz de todos los males.

2) Santiago 3:13-16 muestra que la falta de paz y armonía en la comunidad llamada iglesia se debe al hecho que la falsa sabiduría reina suprema y que nadie hace nada para detenerla como lo dice Santiago en el 3:8, “pero ningún hombre puede domar la lengua...”

2. Por otro lado, Santiago quiere mostrarnos que, cuando la verdadera sabiduría reina en la comunidad llamada iglesia, siempre se encontrará la paz y la armonía.

3. Para demostrar este hecho de forma contundente, Santiago hace tres cosas:

a) Primero: Identifica a la persona sabia como aquella que actúa correctamente. No como la persona que dice hacer lo correcto, sino que lo hace, 3:13, “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.”

b) Segundo: Describe la naturaleza, las marcas y los resultados de la falsa sabiduría. La lista que da es una “sabiduría” del mundo, no espiritual, es mas, se origina con el mismo diablo. Sant 3:14-16 en la versión La Biblia al Día dice, “No se te ocurra nunca pensar que eres sabio ni bueno si en el fondo eres envidioso y egoísta, porque no hay peor mentira que ésa. La envidia y el egoísmo no se originan en Dios, al contrario, son terrenales, carnales y diabólicos. Donde hay envidia y egoísmo hay desorden y todo tipo de maldad.”

c) Tercero: Delinea siete características de la verdadera sabiduría. Estas virtudes caracterizan la verdadera piedad, el verdadero cristianismo, pero sobre todo, son de origen celestial, 3:17-18, “El que tiene sabiduría de Dios es en primer lugar (1) puro, después (2) pacífico, (3) amable, (4) benigno, (5) lleno de misericordia y de buenos frutos, (6) sin incertidumbre (7) ni hipocresía. 18 [pero sobre todo] el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.”

II. ¿Quién es la persona sabia?

A. Al analizar Santiago 3:13-18 de forma mas concreta, notamos primeramente que Santiago nos plantea las diferencias básicas que existen entre la falsa y verdadera sabiduría, o entre el falso o verdadero “sabio.”

1. Antes de presentarnos tales diferencias de forma explícita y sistemática, Santiago nos hace una introducción donde desea identificar al “sabio,” y pregunta en el 3:13, “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros?...”

2. Es apenas una pregunta que no identifica al tal “sabio.” Pero todo texto tiene su contexto. La frase clave para una interpretación correcta de las Escrituras es: el contexto determina el texto; porque un texto sin contexto es apenas un pretexto.

3. El contexto considera lo que se dijo antes y después del texto en estudio. Santiago 3:1 nos da la clave para determinar a ese tal “sabio.” Allí encontramos la referencia a ciertos “maestros.”

4. En el judaísmo de los días de Jesús y Santiago, el maestro, el escriba, el rabino, era identificado como la persona “sabia.” A él acudían todos para recibir instrucción, orientación y para tomar decisiones.

5. Pedir ayuda a alguien en tiempos de Jesús era señal de debilidad de carácter, falta de hombría. En el mundo romano para ser varonil la persona no se humillaba, la dignidad de un individuo se determinaba por su autoridad, cómo daba las órdenes.

6. En el encuentro de Jesús con el centurión romano, por ejemplo, éste aceptó a Jesús como un superior y le dijo, “... mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano. Porque yo también soy hombre de autoridad, con soldados a mis órdenes; y digo a éste: ‘Ve’, y va; y al otro: ‘Ven’, y viene; y a mi siervo: ‘Haz esto’, y lo hace” (Mateo 8:8b-9).

7. Ya que la iglesia cristiana nació en el sistema romano, el sistema penetró a la iglesia. El clero se tornó autoritario. Y aun hoy en pueblos latino-americanos la palabra del párroco local es la autoridad máxima.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


Breaking Through
SermonCentral
PowerPoint Template
Growing In Grace
SermonCentral
PowerPoint Template
Journey Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion