Sermons

Summary: Nuestra unión con Cristo es nuestra victoria sobre el pecado

Libres del Poder del Pecado

Intro: Esta semana he comenzado de nuevo con mi tratamiento para mi psoriasis. Muchos de ustedes ya vieron en mis brazos y en mi rostro las marcas de la enfermedad y agradezco las muestras de preocupación que muchos han demostrado. Pero gracias a Dios ya comencé y puedo notar los efectos positivos inmediatos. Pero les cuento que el tratamiento consiste en aplicarme una crema oscura, aceitosa y de olor fuerte todas las noches y en todo el cuerpo. Envolverme de vestiduras improvisadas de plástico para que la crema esté en contacto con la piel toda la noche. Y así tratar de dormir algunas horas. Todo lo que toque queda manchado de por vida (sábanas, toallas, ropa, etc). Son un mínimo de 45 días con esta rutina. Aunque sea mucho lío, me anima el hecho de saber que es muy efectivo. La psoriasis desaparecerá y el único efecto secundario será que estaré un poco morenito por un tiempo.

Ahora bien, me gusta el resultado del tratamiento, pero no me agrada el proceso. No descanso bien, es muy incómodo, la piel se pone sensible a la luz solar. Es decir, las circunstancias son las ideales para que mi corazón sea presionado, apretado y muestre su contenido. Tengo que confesar que esta semana no he sido el esposo más afable o más agradable. Con facilidad me irrito, me impaciento y respondo con un tono áspero. ¿Por qué soy capaz de tratar así a las personas que más quiero? (como mi esposa y mis hijos).

Lo peor es que en mi mente trato de justificarme y digo: cómo no vas a estar así, si no estás durmiendo bien, si estás muy incómodo, si el sol te tritura la piel…cómo no estar irritable, y contestar en tono áspero. Pero yo se muy bien, que estas circunstancias no son la causa de mis respuestas ásperas o mi enojo. Ese enojo, irritación o palabras ásperas vienen de mi corazón. Soy responsable de cada respuesta que tenga hacia las circunstancias. Lo se, lo enseño, lo aconsejo, lo exhorto, pero aun así a la hora de la hora, siento como que es muy difícil hacer lo que debo hacer y lo que brota con toda naturalidad es lo que no quiero hacer. ¡Qué problema!

Pero aunque soy todo un caso, se que no soy el único. Se muy bien que esta misma lucha es la tuya. Quizá distintas circunstancias, distintos factores, distintas historias, pero la lucha es la misma: Aquello que sabes y quieres hacer, no es lo que sale con naturalidad, sino todo lo contrario. Quizá en tu matrimonio, quizá en la relación con tus hijos, en el trabajo o en la escuela, o bien con los hermanos en la iglesia:

• Cuando debiste callar, hablaste de más

• Cuando debiste hablar, te quedaste callado

• Cuando lo apropiado era ser paciente, explotaste,

• Cuando era necesario actuar con apremio, fuiste desidioso.

• Cuando debías pedir perdón, te alejaste en tu orgullo.

• Cuando debías compartir, fuiste egoísta

• Cuando debías ser puro, te manchaste de impureza

La lista puede seguir y seguir….tenemos un problema….un problema muy grande. La Biblia le llama a nuestro problema más grande…el pecado.

El apóstol Pablo, no era extraterrestre, sino era muy parecido a nosotros. El describe su lucha con el pecado de la siguiente manera en Romanos 7:14-21

“Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.--- Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago… Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí”

• El pecado se siente como una lucha. Si tienes una relación creciente con Cristo el pecado se siente como una lucha muy confusa. Dice el apóstol: “No lo entiendo”. No hago lo que quiero sino hago lo que aborrezco. Yo quiero hacer el bien, pero acabo metiendo la pata otra vez. Acabo, por ejemplo, enojandome, gritando, mostrando rencor, envidia, hablando mal de alguien, etc.

• El pecado se siente como una ley – Dice el apóstol (v.21) “hallo esta ley que el mal está en mí”El pecado se siente como un rey que nos da órdenes. Nos demanda obediencia,, como que nos sentimos obligados, compelidos a obedecerlo, como que reclama autoridad sobre nosotros. Seduce, es atractivo, es demandante, se siente necesario, etc.

• El pecado se presenta aun en los mejores momentos. Dice pablo (v.21) “queriendo yo hacer el bien”. El pecado no sólo se presenta cuando lo estoy buscando descaradamente, sino aun cuando estoy queriendo hacer algo que agrada a Dios. Cuando estoy queriendo ayudar a alguien, el pecado asoma la cabeza diciéndome que haga un poco de publicidad de mi generosidad para quedar bien con los demás. Cuando estoy invirtiendo tiempo de calidad con mi familia, el pecado asoma su cabeza diciéndome cuánto dinero estarías ganando si no estuvieras “perdiendo” el tiempo con tus hijos haciendo aparentemente nada. Aun en los mejores momentos…asoma su cabeza, no sólo cuando lo busco intencionalmente.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


Avoid The Trap
SermonCentral
PowerPoint Template
Bondage 2
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion