Sermons

Summary: En este discurso, el contenido de varias fuentes se presenta en forma editada con el objetivo de proporcionar fortaleza y consuelo a quienes temen a la muerte.

¿Qué es lo que más nos asusta de la muerte? ¿Es preocupante que extrañaremos desesperadamente a la persona que nos deja atrás, o que la persona que dejamos atrás nos extrañe desesperadamente? ¿Tememos no poder llevarnos bien sin la persona que amamos? En muchos casos, sí, estoy seguro. En otros casos, podemos tener importantes asuntos pendientes con otra persona, un puntaje por resolver, un problema por resolver, una relación que debe repararse, un trabajo por terminar y tememos que no tengamos suficiente tiempo para lograr estas cosas. Tal vez todavía no hemos pedido perdón a alguien a quien hemos perjudicado, o le hemos dicho a alguien que necesita saber de nosotros que está perdonado. O quizás tengamos miedo a la muerte porque somos pecadores y no estamos preparados para encontrarnos con nuestro Creador. La muerte parece tan final, el fin del camino, el fin de las posibilidades, el fin de las oportunidades, el fin de la curación, el fin de la construcción, el fin de la primavera y la renovación. Hay muchas razones por las cuales podemos temer a la muerte.

Si le temes a la muerte por cualquier causa, Dios tiene un mensaje para ti que Él desea que puedas oír y entender.

Escucha a Dios que nos habla a través del apóstol Pablo: «xuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «“ la muerte ha sido devorada por la victoria” “¿ Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?” » (1 Corintios 15: 54-55).

Los cristianos creen en la vida eterna. Sin embargo, la naturaleza del cuerpo resucitado del creyente sigue siendo un misterio. En 1 Corintios 15: 35-36, el apóstol Pablo reconoce las preguntas: «¿ cómo resucitan los muertos? ¿Con qué tipo de cuerpo vendrán?». Pablo recurre luego a la ilustración metafórica utilizada por Jesús en su enseñanza, a saber, una semilla cuando se planta debe morir antes de que emerja la nueva planta (ver Juan 12: 24-25). Metáforas como esta son una parte importante de nuestra epistemología cristiana... como he dicho en otra parte, de hecho, Jesucristo mismo es la metáfora principal de Dios (véase Juan 14: 9).

Las metáforas usan lo conocido, lo que puede ser aprehendido a través de los cinco sentidos físicos, para señalar un concepto que solo puede ser conocido metafóricamente. Tanto Jesús como Pablo se comunican con nosotros usando un lenguaje metafórico. A veces esto es suficiente para calmar el miedo. En otras ocasiones nos quedamos con ganas. De alguna manera, a través de la luz interna del Espíritu Santo, obtenemos la seguridad de que lo que se avecina no debe ser temido. Los misterios permanecen, y el apóstol Pablo mismo no elude este tema. Él reconoce que hay aspectos de la resurrección que deben seguir siendo un misterio por ahora. En 1 Corintios 15: 51-52, Pablo escribe: «fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados».

Y aquí es donde entra en juego la confianza , incluso cuando estamos perplejos y temerosos. Juan registra en Juan 6: 60-69 que cuando Jesús le pidió a Sus discípulos que aceptaran algo que Él había dicho, muchos de ellos se fueron. «Este es un dicho difícil, dijeron; ¿Quién puede entenderlo?» (Juan 6: 60b). Y muchos abandonaron la comunidad porque estaban perplejos y asustados. « Así que Jesús preguntó a los doce: “¿ también ustedes quieren marcharse?” “Señor —contestó Simón Pedro—, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios”'» (Juan 6: 67-69). Cuando estés perplejo y asustado, recuerda que las promesas del Señor te sostendrán porque él nos ha dado las palabras de vida eterna.

Escucha nuevamente estas palabras del libro de Apocalipsis. En Apocalipsis, capítulo 21: 4, leemos: «Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir».

Creo que es importante que nos demos cuenta de que incluso cuando nos parece que ha llegado el momento en que ya no podemos hacer nada acerca de las circunstancias de nuestra vida, Jesús todavía puede hacer algo. La muerte nos puede robar muchas alegrías y oportunidades, oportunidades para alentar y apoyar a un ser querido, oportunidades para terminar nuestro trabajo, oportunidades para ver crecer a nuestra familia, oportunidades para aprender más sobre el Señor, oportunidades para reconciliarnos con aquellos a quienes hemos perjudicado, oportunidades para perdonar a los que nos han hecho daño. El hecho innegable es que la muerte puede impedirnos hacer las cosas, y debido a esto es la razón del gran temor, pero la muerte no es todopoderosa. La restauración de lo que se ha perdido se puede lograr, a través de Jesús , tanto para el que murió y se fue para estar con el Señor como para los que se quedaron atrás. ¿Cómo puede suceder esto?

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion