Sermons

Summary: cuál es nuestra motivación para compartir el evangelio

  Study Tools

¿Por qué Pescar?

Hechos 3-4

Intro. Cuando el verano llegaba, mi familia pasaba una larga temporada en la Playa. Íbamos a Chuburná Puerto y una de las actividades anuales era ir a pescar. Mi papá hacía arreglos con los pescadores y nos llevaban a pescar por unas cuantas horas y como a las 11 de la mañana ya estábamos de nuevo en la playa. Yo disfrutaba mucho ir de pesca. Un verano en particular hice buena amistad con los hijos de unos pescadores y entre relajo y relajo me ofrecí a ir con ellos a una jornada normal de trabajo. Así que la aventura inició a las 4:00 am en la playa, tuvimos que empujar la barca de la arena hacia el mar. Viajamos por un buen tiempo mar adentro y comenzamos a pescar, y pescar y pescar. El sol comenzó a ser más inclemente. Pasaron una, dos, tres, cuatro, cinco horas y yo ya estaba satisfecho, listo para regresar a tierra, pasaron otras cuatro horas y ya todo me daba vueltas, entre el vaivén de las olas y el sol candente yo ya tenía suficiente por ese día. Por fin como a las 5 o 6 de la tarde comenzamos a regresar. Recuerdo que el viaje de regreso me decía a mí mismo “no lo vuelvo a hacer”. No es lo mismo ser aficionado a ser profesional de la pesca. Pensaba ¿Por qué alguien quería dedicar su vida a esto? ¿Por qué dedicarse a Pescar? Es muy importante contestar esta pregunta en el ámbito espiritual

La semana pasada se nos dijo que somos pescadores. Si estás en una relación creciente con Jesucristo, él te ha vuelto un pescador de personas. ¿Qué quiere decir esto? Que el te ha puesto para vayas en busca de otras personas (“pescar”) para que entren también a una relación creciente con él. Somos enviados a “pescar” nuevos discípulos para Jesús. Ahora bien, ¿Por qué es importante hacerlo? ¿Por qué hablarle a otros de lo que Jesús está haciendo en tu vida? ¿Por qué invitar a otros a actividades en las que se vaya a hablar de Jesús? ¿Por qué hablar de lo que crees con tus compañeros de trabajo o de escuela? ¿Por qué pescar para Cristo?

La historia de Pedro en los capítulos 3 y 4 de hechos nos responde a esta interrogante.

El cristianismo era algo muy nuevo. Jesús había ascendido al cielo y los discípulos permanecieron en Jerusalén. Estando allí vino sobre ellos el Espíritu Santo y comenzaron a dar testimonio de Jesucristo. El capítulo 3 nos dice que Pedro y Juan fueron al templo (el templo judío) como a las tres de la tarde (era la hora de la oración) y al entrar por una de las puertas encontraron a un cojo que mendigaba quien les pedía limosna. Pedro le dijo: (v.6) “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda”. En es ese momento sucedió el milagro y el cojo puedo andar y brincar de gozo. La gente del lugar le reconocía y estaban asombrados por lo que veían. Algo maravilloso y extraordinario había ocurrido. La gente se aglomeró y Pedro presenta a Jesucristo como el salvador y los llama a convertirse de sus pecados.

El capítulo 4 nos dice que Pedro y Juan fueron aprendidos por la guardia del templo, instados por los sacerdotes y fueron encarcelados hasta el día siguiente que fueron llevados ante el concilio. Este concilio estaba presidido por gente muy importante (v.4:6) “el sumo sacerdote Anás y Caifás, y Juan y Alejandro” ¿Sabes quién era Caifás? Era el que había estado en el juicio de Jesús. Estos hombres conocían acerca de Jesucristo y querían a toda costa acabar con lo que ellos consideraban una mentira.


Browse All Media

Related Media


A Lamp On A Stand
SermonCentral
PowerPoint Template
Fishers Of Men 1
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion