Sermons

Summary: Los cobardes van al infierno porque les falta ganas de aceptar lo que Cristo ya nos ofrece.

  Study Tools

QUE NO SEAS NENA (Cobarde)

El Infierno es para los que no son Valientes

Sn. Jn. 3:16

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo, para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él.

18 El que en Él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya es condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (RVG04)

En el mundo de hoy, hay una escasez de hombres genuinos y de hombres valientes. Por todos lados encontramos puros maricónes, gallinas, cobardes, y muñecas débiles.

¿Dónde están aquellos que van a mantenerse firmes por sus convicciones?

En muchas iglesias, solo predican mensajes que promueven el egoísmo, o el mejoramiento de la personalidad. Es pura sensación.

No tiene sustancia.

Son mensajes que no rescata a nadie del infierno.

Cualquier cobarde puede ir al infierno.

Los que somos valientes y no cobardes; nosotros vamos al cielo.

I. Porque los Cobardes van al Infierno.

A. Temor de Fracaso

2 P. 2:15

Han dejado el camino recto, y se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, hijo de Bosor, el cual amó la paga de la maldad.

Balaam amaba mas el oro que amaba a Dios. El no quería fracasar. También, él buscaba el éxito (lo que el mundo dice que es éxito). Es la idea de ser reconocido y aceptado entre muchos. No tenía la fe suficiente que Dios supliría toda necesidad. Decidió coquetear con el mundo. ¡Qué cobarde!

B. Influencia de Compañeros

1o. Sam. 15:24

Entonces Saúl dijo a Samuel: Yo he pecado; porque he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo, consentí a la voz de ellos. Perdona, pues, ahora mi pecado,

-El rey Saúl confiesa su debilidad. El temía la gente de su reino. O sea, él permitió que sus pensamientos y sus ideas tuviera prioridad sobre la palabra del Señor. Otro cobarde.

C. Temor de Pérdida

Mt. 19:16,17,22

16 Y he aquí, vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?

17 Y Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino uno, Dios. Y si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

22 Y oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

Este fue muy nena porque su prioridad fue su fortuna y no su vida eterna.

Unos no quieren ser mas entregados a Dios porque tienen miedo de perder su riqueza terrenal.

D. Temor de lo Desconocido

Hch. 7:51

Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

Los abuelos y bis-abuelos no conocieron el poder del Espíritu Santo. Y la generación que siguió resistió también. Seguir la práctica de nuestros antecedentes no es siempre lo mas sabio. Que rompe esta barrera de temor. El Espíritu Santo ha venido para su beneficio. El no es un enemigo.

II. Cambiado, pero NO Cambiado

A. Un Cambio de Comportamiento no es igual a la Salvación

Tito 3:5

nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hayamos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo;


Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion