Sermons

Summary: Jesús advierte a sus discípulos que van a experimentar rechazos y les exhorta a que ante ello ‘se sacudan el polvo de los pies y sigan adelante.’

15B

Mi filósofo griego antiguo favorito es el estoico Epicteto quien enseñaba lo siguiente: “No es lo que te sucede a ti lo que importa sino cómo reaccionas ante eso.” Estas palabras son parte del corazón de la Sicología, a través de disciplinas de varias terapias de conducta cognoscitiva que se concentran en ayudar a las personas para que modifiquen pensamientos malsanos/inútiles con el fin de cambiar emociones y conductas nocivas y romper círculos viciosos.

Epicteto, quien vivió alrededor de los tiempos de la Iglesia primitiva, expone la opinion popular de esa época de que las marcas distintivas de un filósofo cínico eran: “…su bolsa de provisiones, su bastón y su ‘gran boca”.

Qué contraste vemos entre lo anterior y la lectura del Evangelio de este día cuando Jesus mandó a los Apóstoles que no llevaran nada para el camino: ni pan, ni mochila, ni dinero en el cinto, sino únicamente un bastón, sandalias y una sola túnica.

Los apóstoles tenían que confiar en el poder de la gracia y en la Providencia Divina para su inspiración al hablar y la hospitalidad que esperaban recibir de otros.

1. El remover impedimentos internos es una tarea diaria para nosotros.

Sin embargo, si a pesar de distracciones externas y a un nivel más profundo dedicamos tiempo cada mañana a la oración, esto nos ayuda a contemplar en Jesucristo el amor infinitamente misericordioso de Dios.

Al fijar nuestros ojos en Jesús mientras El también nos mira, nos damos cuenta de que hemos sido creados para una felicidad eterna y que esa unión con El constituye la verdadera plenitud de todos nuestros deseos. Es aquí de donde viene nuestra fuerza.

2). La seguridad que tenían los apóstoles en la gracia de Dios los ayudaba también a enfrentar el repudio.

Ellos predicaban arrepentimiento, que significa ‘tal cambio de mente en cuanto al pecado que hace al individuo rechazarlo.” Un cambio en el curso de acción es prueba de una transformación en la mente de quien se arrepiente de verdad.”

El verdadero arrepentimiento necesita no sólo de alguna forma intelectual o emocional de asentimiento sino de un cambio en la conducta y estilo de vida.

Jesús advierte a sus discípulos que van a experimentar rechazos y les exhorta a que ante ello ‘se sacudan el polvo de los pies y sigan adelante.’

Sacudirse el polvo de los pies es una especie de ‘acción sacramental’; un rito para aclarar la mente antes de continuar el camino…..Fíjense que Jesús dijo, ‘sacúdanse el polvo’ y no les gritó, ‘coman mi polvo’ y no salgan corriendo!

El polvo se acumularía en sus sandalias.

Una enseñanza judía dice que el mundo está lleno de objetos puntiagudos, de piedras que son como palabras afiladas, mordaces, y de corazones petrificados. Se necesitan sandalias para protección.

Sacudirse el polvo de los pies nos ayuda a no concentrarnos excesivamente en nosotros mismos y en el dolor o herida que experimentemos; a evitar un desprendimiento nocivo, llevándonos al perdón y al abandono en la Divina Providencia.

Recuerdos dolorosos nos hieren presentándose como indeseables o voluntariamente traídos a la mente. Esto empeora la situación al promover pensamientos inútiles que nos impiden crecer en nuestra relación con Dios y dificultan nuestra vida espiritual.

Afortunadamente, Dios es ‘GRANDE’ y nosotros pequeños….muy pequeños. Reconocemos que algunas cosas en la vida – tales como recuerdos dolorosos – están por encima de nuestra capacidad de resolver — pero en un acto de confianza podemos solicitar la ayuda de otros y depender en Dios para ser curados.

Sacudirse el polvo es invitar a Nuestro Señor que se haga presente en esos dolorosos recuerdos y ponerlos en manos de Jesús Crucificado para que El los guarde en sus Preciosísimas Llagas.

El fruto de todo esto es una menor concentración en nuestras penosas situaciones, una mayor unión con Dios, crecimiento en nuestra vida espiritual y finalmente el alcace de la meta de bienaventuranza eterna. Amén.

Copy Sermon to Clipboard with PRO

Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion