Sermons

Summary: Un mensaje que explica como nos afecta cuando creemos en La Bienaventurada Esperanza.

Texto: I Tesalonicenses 4:16-17

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

I. El arrebatamiento: Este es la bienaventurada esperanza de la iglesia = seremos arrebatados para reunirnos con el Señor en el aire.

A. Va a ocurrir “en un abrir y cerrar de ojos” – al instante.

I Corintios 15:51-52 “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.”

B. Es inminente – no hay ninguna profecía que tiene que ser cumplida antes de su venida. PUEDE SER EN ESTE MOMENTO

i. Filipenses 4:5 “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.”

ii. Hebreos 10:37 “Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.”

iii. Apoc. 3:11 “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”

iv. Apoc 22:20 “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.”

C. Vendrá en una hora desconocida – nadie sabe cuando venga el Señor.

i. Mateo 24:36 “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.”

ii. I Tesalonicenses 5:2 “Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche.”

iii. Apoc. 16:15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.”

D. En los instantes que preceden el arrebatamiento, cuando Cristo está descendiendo del cielo por su iglesia, ocurrirá la resurrección de “los muertos en Cristo”.

E. Al mismo tiempo que se levantan los muertos en Cristo, los creyentes vivos seremos transformados. Nuestros cuerpos serán revestidos de inmortalidad.

F. Seremos unidos con Cristo en el aire de manera visible, llevados a la casa del Padre en el cielo.

G. Seremos apartados de todo sufrimiento, de toda persecución y opresión, de todo el dominio del pecado y de la muerte.

H. El arrebatamiento será antes de “la ira venidera”, es decir, será antes de la gran tribulación que vendrá sobre el mundo, y el gobierno del anticristo.

II. ¿Cómo nos afecta esta esperanza de su venida?

I Juan 3:1-3 “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.”

A. Es claro que por amor a él, nos apartamos del mundo.

i. Satanás es el dios del sistema del mundo actual. Él domina el mundo con un ejército de espíritus malos.

ii. El mundo (griego “cosmos”) = el sistema del mundo, o los que siguen el sistema del mundo. Están bajo el dominio de Satanás.

iii. La iglesia pertenece sólo a Dios. No mas estamos bajo el dominio de Satanás, pero en el mismo respecto, no podemos ser parte del mundo.

iv. Tenemos que permanecer en el amor de Dios:

I Juan 2:15-17 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

1. Los Deseos de la carne: los deseos impuros y el correr tras los placeres pecaminosos y las satisfacciones sensuales.

2. Los Deseos de los ojos: la codicia o el apetito sensual por las cosas atractivas a la vista.

3. La Vanagloria de la vida: la manifestación de un espíritu de arrogancia e independencia.

B. Somos templo del Dios viviente. Tenemos que vivir en santidad

i. 1 Cor. 3:16-17 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dio, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


A Workman Approved
SermonCentral
PowerPoint Template
Abide
SermonCentral
PowerPoint Template
Abide In Christ
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion