Sermons

Summary: En este mensaje, Pedro habla acerca de la actitud que nosotros como creyentes debemos tener hacia nuestro trabajo, nuestros patronos o supervisores. Esa actitud debe reflejar la imagen de Cristo.

Se un buen Trabajador

1 Pedro 2:18-25

Serie: La Razón de mi Esperanza

I. Introducción

• Durante las últimas semanas hemos venido estudiando acerca de la esperanza que nosotros tenemos en Cristo Jesús y la importancia de vivir esa esperanza en el mundo en que vivimos. La semana pasada estudiamos acerca de cómo ser ciudadanos modelos cuando nos sometemos, obedecemos y respetamos las autoridades seculares obedeciendo las leyes y gobernantes electos.

• Hoy continuamos con ese tema. Pedro continua discutiendo este tema y ahora aplica este principio a como nosotros debemos hacer nuestro trabajo y la actitud que nosotros debemos tener hacia el mismo. Cuando nosotros nos sujetamos a aquellas personas nos sujetamos a aquellas personas que son nuestros jefes o supervisores en nuestro trabajo, demostramos fe y el carácter de Dios en nuestras vida.

• Como creyentes, nosotros estamos llamados a ser santos, como el Señor es santo. Estamos llamados a ser ejemplos de Cristo en este mundo. Estamos llamados a obedecer los mandamientos de Dios. De la misma manera que Cristo se sometió a Su Padre, nosotros también tenemos que someternos a la voluntad de Él. Hoy quiero que aprendamos que nosotros podemos tener esperanza en medio del sufrimiento. Quiero que aprendamos que Dios quiere que nosotros seamos buenos trabajadores y que cuando nos sometemos a la autoridad de Dios, El nos va a honrar y bendecir en nuestro servicio y trabajo.

II. El Principio: Ser un buen trabajador (vr. 18) Criados, sométanse con todo respeto a sus amos, no sólo a los buenos y comprensivos sino también a los insoportables. (Slaves, in reverent fear of God submit yourselves to your masters, not only to those who are good and considerate, but also to those who are harsh)

• Es difícil para nosotros entender este verso en el día de hoy porque el concepto que nosotros tenemos acerca de la esclavitud o de esclavos es totalmente diferente al concepto del primer siglo cuando Pedro escribió esta carta. En ese tiempo, muchas personas eran esclavos a consecuencia de guerras, o por opción para pagar una deuda. La esclavitud en el primer siglo necesariamente no era algo malo porque muchos esclavos eran profesionales, por ejemplo, cocineros, músicos, médicos, contables. Muchos de ellos Vivian en la casa de su amo.

• Una manera en que podemos comparar eso en el día de hoy es como empleados domésticos en los hogares. Otra manera es; si tú tienes un trabajo y ese trabajo tiene un jefe, entonces este concepto aplica. No estoy diciendo que somos esclavos, pero el concepto es algo similar. Mirando este verso, podemos parafrasearlo de la siguiente manera; “Empleados, sométanse con todo respeto a sus jefes aun cuando sus jefes son malos jefes”.

• Nosotros no tenemos ningún problema sometiéndonos a un jefe que nos trata con respeto y bien. Pero cuando es lo contrario, tenemos problemas. Pero el plan de Dios para la vida nuestra, como creyentes es que seamos sumisos (no pasivos, ni débiles) sino sumiso en el temor de Dios a nuestros jefes. Ser sumisos en las buenas, o cuando las cosas no están tan buenas. Cuando nos corrigen porque hacemos algo indebido y aun cuando esa corrección o disciplina creamos que no le merecemos.

• Pedro nos instruye a ser buenos trabajadores. Trabajadores que hacemos un buen trabajo y un trabajo de calidad y que trabajamos de la misma manera estando el jefe presente como ausente. Este principio aplica a todo trabajo. Dios nos ha llamado a someternos con todo respeto a nuestros amos terrenales. Quizás no entendamos completamente cual es el plan o las intenciones de Dios en ese momento. Pero tenemos que recordar que los caminos y pasamientos de Dios son diferentes a nuestros caminos y pensamientos. Dios siempre busca lo mejor para nosotros.

III. ¿Por qué tenemos que ser buenos trabajadores? (vr. 19-20)

• Pedro entendía cuán difícil es seguir este principio. El atendía que hay personas en situaciones difíciles. Por tanto Pedro nos explica las razones de este principio. El dice; 19 Porque es digno de elogio que, por sentido de responsabilidad delante de Dios, se soporten las penalidades, aun sufriendo injustamente. 20 Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece elogio delante de Dios. (For it is commendable if someone bears up under the pain of unjust suffering because they are conscious of God. 20 But how is it to your credit if you receive a beating for doing wrong and endure it? But if you suffer for doing good and you endure it, this is commendable before God). Dos cosas salen a relucir de este pasaje.

• Primero, Pedro nos dice que en todo esto Dios es honrado cuando nosotros escogemos honrarlo a Él. Un punto bien importante aquí; si usted no hace su trabajo, si usted tiene la costumbre de estarse ausentando constantemente sin razón, si usted es una persona problemática, este principio no aplica para usted. No puede decir que es perseguido

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion