Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: Como al pueblo de Israel en la época del profeta Hageo el desea bendecirnos y tomaremos de este profeta verdades espirituales que nos llevan a recibir las bendiciones de Dios para nuestra vida.

  Study Tools

Hageo 2:19 BLA

19 “¿Está todavía la semilla en el granero? Todavía la vid, la higuera, el granado y el olivo no han dado fruto; pero desde hoy yo os bendeciré.”

DEFINICIÓN DE BENDICIÓN: Bien decir, hablar bien de una persona o cosa. El término hebreo es barak y se utiliza en dos sentidos.

1. Acto en que la persona que bendice es superior a la bendecida, supone un beneficio para esta última que le vendrá más allá de las simples palabras o, por lo menos, un privilegio.

2. También se usa la palabra para expresar acción de gracias.

En el Antiguo Testamento bendecir significaba declarar palabras para conceder favores tales como abundancia, salud, éxito, prosperidad.

En el Nuevo Testamento la idea es la de alabar o hablar bien de alguien, y cuando Dios bendice al hombre, esto incluye conceder beneficios. ( El hombre puede bendecir a Dios por medio de la adoración, acción de gracias y la alabanza como respuesta a bendiciones previas de Dios)

Las bendiciones todos las queremos pero pocos son los que están dispuestos a seguir el proceso que se requiere para alcanzarlas. Muchos quieren disfrutar de lo que Dios ofrece, pero no quieren seguir los pasos ordenados por él para obtenerlas. Al igual que el pueblo de Israel se conforman con lo bueno en vez de buscar lo mejor que Dios quiere dar.

Los planes de Dios -Aunque a veces no percibamos o entendamos lo que Dios está haciendo él tiene un plan maestro. Durante todas las etapas de nuestra vida, él ha estado moviendo todo para realizarlo, incluso nuestros errores los ha trasformado en bendición (cuando nos arrepentimos). Dios soñó con lo que haría con tu vida y lo cumplirá de acuerdo con su kairos (el tiempo perfecto de Dios) si se lo permites. Como al pueblo de Israel en la época del profeta Hageo el desea bendecirnos y tomaremos de este profeta verdades espirituales que nos llevan a recibir las bendiciones de Dios para nuestra vida.

I. UBICÁNDONOS EN EL TIEMPO

El pueblo de Israel estaba saliendo del Exilio un tiempo para ellos de humillación y ansiedad espiritual (la palabra profética escaseaba en esos tiempos). Dios los saca para bendecirlos y pone una misión en sus manos: La reconstrucción del templo. No los envía a reconstruir el país sino que les da como objetivo espiritual que se concentraran en su Casa.

El pueblo inicia las labores con ánimo pero su esfuerzo de reconstrucción cesó ante las burlas y palabras negativas de los que les rodeaban. Ante la percepción (el proceso mediante el cual el individuo selecciona, organiza e interpreta la información sensorial para crear una imagen significativa del mundo que lo rodea.) de un ambiente negativo dejaron las labores que habían comenzado con entusiasmo y cada uno comenzó a preocuparse por el bien propio olvidándose de la misión de Dios para ese remanente. Hageo se encuentra frente a un pueblo que tiene dos características en común:

• No tienen interés por cumplir la misión.

• Están desalentados por percibir el ambiente en contra de su misión.

Ante este pueblo el lanza una palabra profética poderosa de parte de Dios que traerá al pueblo las bendiciones que se le habían prometido. Esas claves dadas por el profeta también son hoy aplicables a nuestros días para cada hombre o mujer que Dios ha encargado una misión que cumplir así sea esta grande o pequeña.


Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion