Sermons

Summary: Elementos importantes para que la familia pueda funcionar y manifestar la vida maravillosa que se encuentra en Jesús.

  Study Tools
  Study Tools

(v.1) Yo, pues, prisionero del Señor, os ruego que viváis (andéis) de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados

· Pablo estableciendo su condición actual le pide a los Efesios que anden como Dios quiere que anden.

· El Creyente tiene una forma particular de andar o de vivir. Podemos dar ejemplos de abogados, doctores, etc.

· La vida en la familia de un Creyente tiene una forma de vivirla y andarla.

· Pablo recuerda el propósito de nuestro llamado (vocación): que andéis dignamente con Cristo.

· ¿Cuáles son las características de la vida en familia?

(vs.2-3) con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor; esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz

a. Toda humildad y mansedumbre (Gk. Tapeinofrosune – humildad; Gk. Praotes – mansedumbre)

El creyente tiene que ser como Jesús (Mat. 11:29) y la mejor descripción de humildad la encontramos en Filipenses 2:3-4.

La humildad tiene buenos frutos, el orgullo para nada aprovecha.

La humildad en casa trae bendición, el orgullo trae discordia, enojo, ira, contienda y división.

La mansedumbre habla no solo en el comportamiento externo de la persona; ni tampoco en sus relaciones con sus semejantes; tampoco se trata meramente de su disposición natural. Más bien es una obra efectuada en el alma; y se la ejerce en primer lugar y ante todo para con Dios.

La mansedumbre muchas veces se confunde con falta de carácter y verticalidad en las cosas. (Mat. 11:29; Juan 2:15-17)

La mansedumbre habla de amabilidad. (1 Tim. 6:11 – LBLA) Mansedumbre es lo opuesto a ser áspero, rudo. El ser manso no significa que se deja pasar por alto el pecado. Al contrario, se señala el pecado cuidándose uno mismo de él. (Gál. 6:1)

En la familia debe reinar la humildad y la mansedumbre entre los miembros de la misma.

El andar del Creyente es primero, humilde y manso.

b. Soportándoos unos a otros en amor, con paciencia

El andar del Creyente es uno que no contesta como las circunstancias empujan a uno a actuar.

Nosotros no podemos hacer esto con nuestras propias fuerzas, pero con Dios sí podemos actuar con paciencia.

Cuando Pablo habla de paciencia, él habla de que no paga conforme a lo que recibe, sino que paga conforme al amor de Dios.

Hay dos palabras para paciencia en Griego:

· hupomone – es aquel temperamento o carácter que no sucumbe o flaquea ante el sufrimiento. Esto es lo opuesto a cobardía. (Stgo. 1:3)

· makrothumia – es aquello que provoca que uno no responda mal por mal contra alguien. Esto es lo opuesto a venganza. (1 Pedro 2:21-23; 2 Tim. 4:2)

La familia es la mejor prueba de nuestro andar.

Algo que va junto con este soportar es el perdón, sin el cual no podemos soportar. (Col. 3:13)

El perdón es vital para mantener la unidad en la familia. (Mateo 6:14; 15:2; 2 Cor. 2:10)

c. Preservad la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz

En Griego dice literalmente, “trabajando intensamente por conservar la unidad.”

La unidad es el elemento más importante para testificar de Jesús. (Juan 17:20-23; Hechos 2:1)

La unidad de la familia está en peligro porque no le hemos dado la importancia que tiene.

El Creyente debe velar por mantener la unidad del Espíritu en casa, primeramente, y después en la iglesia.

(v.4-6) Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.

· Pablo describe los elementos de la unidad del Espíritu. Un solo cuerpo y un solo Espíritu que le da vida al cuerpo. Los salvos fueron llamados a una misma esperanza de gloria con un solo Señor, una sola fe (la fe en Jesús) es la que salva, un solo bautismo, en fin, un solo Dios y padre de todos los que creen, el cual está sobre ellos (velando), por ellos (defendiendo), y en todos (llenando).

· La familia debe andar y vivir teniendo estos elementos presentes para que sea una familia unida.

(v.7) Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

· Aunque tenemos unos elementos en común, Dios ha provisto de una diversidad dentro de la unidad para que podamos andar correctamente.

· En nuestras familias a veces queremos que los demás miembros de la misma actúen como yo creo que es la mejor forma.

· La gracia de Dios (el regalo de Dios para cada uno) es conforme a como Dios quiere, no a como nosotros pensamos. (1 Cor. 12:7, 11)

Download Sermon With PRO

Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion