Sermons

Summary: Nuestra responsabilidad presente es vivir en santidad.Dios nos pone en posición de santidad mediante la Santificación Inicial, el Espíritu Santo entra a morar en nosotros y nos volvemos TEMPLO. Ahora nuestra vida que ha estado en caos debe ser renovada y

  Study Tools
  Study Tools

1 Tesalonicenses 5:21-24

21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

22 Absteneos de toda apariencia de mal.

23 Y el mismo Dios de paz os santifique enteramente; y que todo vuestro espíritu y alma y cuerpo sean guardados irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

24 Fiel es el que os llama; el cual también lo hará.

Nuestra responsabilidad presente es vivir en santidad.Dios nos pone en posición de santidad mediante la Santificación Inicial, el Espíritu Santo entra a morar en nosotros y nos volvemos TEMPLO. Ahora nuestra vida que ha estado en caos debe ser renovada y trasformada. Hemos crecido en un ambiente secular en el cual los principios no han tenido a Dios en cuenta por lo tanto para poder vivir en santidad debemos realizar cambios en nuestras vidas y la manera de lograrlo es OBEDECIENDO.

DIOS TE SANTIFICO PERO TU ERES RESPONSABLE DE SER SANTO.

La Biblia habla de la santificación como un proceso progresivo o experimental. gr. jagiosúne. cualidad de santo. rasgo o característica de una persona.

Levítico 20:7 Santificaos, pues, y sed santos, porque yo, Jehová, soy vuestro Dios.

• EL HOMBRE ESPIRITUAL. Son hombres y mujeres sometidos al Espíritu Santo y fluyen en su voluntad. En ellos el poder de Dios elimina la inclinación a pecar produciendo un cambio en su interior que hace que el pecado sea repulsivo. El Espíritu Santo actúa y así neutraliza a la vieja criatura.

Esta santificación es la voluntad de Dios para el creyente, quien tiene que buscarla seria y constantemente. Es el proceso por el cual llegamos a vivir una vida en santidad. Dios nos santifico y ahora nosotros debemos cada día de nuestras vidas retenerla mediante la consagración. Las palabras CONSAGRACIÓN Y SANTIFICACIÓN indican “apartado para Dios” pero existe una diferencia básica entre ambas.

• LA SANTIFICACIÓN: es la acción propiamente de Dios, de apartar a alguien o a algo para sí mismo.

• LA CONSAGRACIÓN: es la actitud o acción de la persona de apartarse así mismo o algo exclusivamente para Dios. Es un acto voluntario de entregarnos en espíritu, alma y cuerpo para cumplir la voluntad de Dios; es renunciar a nuestros deseos, nuestros sueños y anhelos y permitir que el Espíritu Santo lleve en nosotros un proceso de RESTAURACIÓN Y TRASFORMACIÓN. La santidad es el reflejo de estos dos procesos internos.

Dios ocasiona cambios en la vida de un cristiano por medio del Espíritu Santo. Los efectos de vivir en un mundo caído han perjudicado a todos de distinta manera. Enfrentamos diferentes situaciones personales, luchamos con la tentación, con heridas emocionales del pasado, las cuales entorpecen nuestra habilidad para vivir la vida que Dios desea para nosotros. La vida del cristiano es más que ir a la iglesia, es una vida dinámica en la que se presenta la RESTAURACIÓN (es el acto de Dios por medio del cual sana tus heridas internas y te lleva al estado original que él anhela para sus hijos la formación del “hombre espiritual”) del individuo y su TRASFORMACIÓN es un proceso Divino de adentro hacia afuera. El Espíritu Santo te muestra aquellas actitudes, hábitos y pensamientos que te dañan a ti y a otros; te revela muchas de las cosas que te agradan, pero que deforman tu carácter. Él nos señala áreas que necesitan ser cambiadas, ayudándonos a crecer en santidad. Dándote Su Poder para cambiarlas. La última decisión en nuestra.

El proceso de restauración y transformación puede ser doloroso. Aunque el proceso es personal, la meta final es que podamos tener domino propio ante el pecado y desarrollarnos como hombres y mujeres espirituales con carácter maduro para ser de bendición a muchos.

2a de Timoteo 2:21.

21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra,

La restauración y trasformación van de la mano con la santidad pues esta última es el reflejo de los otros dos procesos internos. Es un proceso individual, progresivo, como resultado de la obediencia a la Palabra de Dios y de seguir el ejemplo de Cristo, bajo el poder del Espíritu Santo el cual actúa en nosotros. No somos santos por nosotros mismos, ni por lo que hacemos sino por estar separados por Dios para su servicio.

LO QUE TODO CRISTIANO DEBE ENTENDER DEL PROCESO DE SANTIFICACIÓN

1. UN PROCESO INDIVIDUAL.

2. En la iglesia TODOS ESTAMOS BAJO ESTE PROCESO y Dios ha dado la restauración para permitirnos volver a empezar. No somos jueces y verdugos de nuestro prójimo sino “restauradores de portillos en ruinas”

3. ES PROGRESIVO.

4. RESULTADO DE LA OBEDIENCIA a la Palabra de Dios y de seguir el ejemplo de Cristo.

5. BAJO EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO el cual actúa en nosotros.

6. EL QUE LLEVA LA HOJA DE EVALUACIÓN DEL PROCESO EN LOS DEMÁS ES EL ESPÍRITU SANTO no nosotros. (ya que es un cambio de adentro para afuera el único que conoce el corazón del hombre es Dios mismo)

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion