We've released a new version of SermonCentral! Read the release notes here.
Text Illustrations
Asbury sufrió una indisposición tras otra, tanto que un biógrafo le llamó a él, “Job a caballo.” Migrañas le plagaron a través de su vida, y infecciones crónicas de garganta eran a veces tan severas que los médicos temían que se estrangulara. Él luchó con malaria, asma, reumatismo, fiebres altas, y otras enfermedades, y a medio de sus cuarenta él siguió adelante, convencido que no iba a durar un año más. Pero, llegó a la edad de setenta y un años.


Aquí, me gustaría contar una historia, pero no parece tener nada que ver con su enfermedad. Sin embargo, puede tener mucho que ver con el hecho que él podría sufrir tanto y seguir adelante. Él tenía fama de siempre dar gracias a Dios aun cuando la situación era pésima. Muchas veces comen-zaba sus oraciones con, “Señor, te damos gracias por ....” Un día, él y su compañero de viaje habían cabalgado todo el día en lluvia al punto de congelarse para llegar a una pequeña aldea fronteriza. Habían hecho desvíos alrededor de árboles caídos y derrumbes, y al fin llegaron a la aldea en la oscu-ridad, medio congelados, hambrientos, y extremadamente cansados. Para peor, nadie estaba reunido para el encuentro. Asbury y su compañero tenían que salir en direcciones opuestos en busca de algu-nos feligreses en sus granjas para reunir a algunos pocos. Al comenzar la reunión con el grupo pe-queño, el compañero pensó, “Ahora quiero ver por que motivo va a dar gracias.” Al orar Asbury, terminó con estas palabras, “Y Señor, te damos gracias que no todos los días son como este.”

Related Text Illustrations

Related Sermons

Browse All Media

Related Media


Be Different
SermonCentral
PowerPoint Template
Environment
SermonCentral
PowerPoint Template