Sermons

Summary: Tenemos amor triple.

¡Romance contigo mismo!

Mateo 22: 34-40,

Éxodo 22: 20-26,

1 Tesalonicenses 1: 5-10.

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy tenemos el texto del Evangelio de Mateo (Mateo 22: 34-40):

"Cuando los fariseos oyeron que Jesús había hecho callar a los saduceos,

se reunieron, y uno de ellos,

un estudioso de la ley lo probó al preguntarle:

"Maestro, ¿qué mandamiento de la ley es el mayor?"

El le dijo

"Amarás al Señor, tu Dios,

con todo tu corazón,

con toda tu alma

y con toda tu mente.

Este es el mayor y el primer mandamiento.

El segundo es así:

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Toda la ley y los profetas dependen de estos dos mandamientos " ”.

Tenemos triple amor en este texto.

1. Dios amoroso,

2. Vecino cariñoso y

3. Amarse a uno mismo.

1. Amar a Dios

"Amarás al Señor, tu Dios,

con todo tu corazón,

con toda tu alma

y con toda tu mente.

Este es el mayor y el primer mandamiento. "

Amar a Dios es la base de nuestro ser humano.

Dios sopló en nosotros.

Somos creados con Su Espíritu.

Estamos llenos de su semejanza.

Somos humanos.

Él nos ama.

Venimos a existir.

¿Por qué digo ser?

Ser es algo con lo que fuimos creados.

Ser es comprender la creación holística en el ser humano.

Dios, por Su amor, nos crea a Su imagen y semejanza.

Estamos a imagen de Dios.

Estamos a semejanza de Dios.

Convertirse es divino.

El ser es humano

La divinidad no es una mirada.

La divinidad es una actitud interior.

Es estar lleno de amor.

Es estar lleno de amor.

Es estar atento al amor.

Nuestro lenguaje del corazón es el amor.

Nuestro espíritu del alma es el amor.

Nuestro conocimiento de la mente es amor.

Somos creados con amor.

Estamos rodeados de amor.

La semilla del amor se siembra en cada uno 's vida primero por nuestro Creador cuando nos crea.

Depende de nosotros si permitimos que la semilla del amor crezca o se marchite o muera o produzca.

Dios nos da libertad.

Esa es la razón, se dice que si amas a una persona déjala en libertad.

Si vuelve a ti, es tuyo.

Esta dependencia nos hace evolucionar para convertirnos en alguien para lo que fuimos creados.

Eso es ser la criatura al mismo tiempo convertirse en Sus amados Hijos.

Convertirse es nuestra parte.

La vida es un regalo de Dios.

En lo que nos convertimos es en el regalo que le damos a Dios.

¿Queremos ser humanos con semejanza divina?

O

¿Queremos ser humanos con el mal?

Deseamos ...

Elegimos ...

Decidimos ...

Lo que queremos ser.

En este proceso, 'siendo' se transforma lentamente para ser 'convirtiéndose' completamente humano y completamente vivo.

No solo soy un ser humano, sino que me vuelvo completamente humano y completamente vivo.

La encarnación de Jesucristo fue para transformarnos para ser plenamente humanos y plenamente vivos en ya través de la Salvación en la Cruz.

Si es así ...

El devenir procede a agregar dos pliegues más en este proceso.

Son:

a. Vecino cariñoso, y

segundo. Amarse a uno mismo.

2. Vecino cariñoso

Amar al prójimo es el segundo aspecto del triple amor.

¿Quién es nuestro vecino?

Nuestro Salvador Jesucristo explicó claramente en su enseñanza quién es nuestro prójimo.

Nos da la Parábola del Buen Samaritano para explicarlo.

La parábola del buen samaritano afirma categóricamente que los necesitados se convierten automáticamente en nuestros vecinos.

¿Estamos preocupados por nuestros vecinos?

¿Estamos preocupados por nuestros vecinos?

Vivimos en el mundo del uso y el lanzamiento.

Vivimos en el mundo de derecha o izquierda.

Fallamos.

Fracasamos cuando apartamos la mirada de ayudar a la persona, que se encuentra con un accidente frente a nosotros.

Fracasamos cuando convenientemente cerramos la boca para no hablar sobre el racismo que ocurre en nuestros vecindarios.

Fracasamos cuando cerramos los oídos para no escuchar cuando los pobres, los migrantes claman por refugios.

Fracasamos cuando restringimos nuestras manos para tender la mano a los niños y las mujeres por su dignidad y respeto.

Fracasamos cuando paramos las piernas para correr a salvar a un moribundo en el hospital.

Fracasamos cuando somos insensibles a los necesitados, nuestros vecinos.

Por lo tanto, debemos entender que amar al prójimo no significa solo ayuda material sino ser una persona sensible como Jesús.

Por la misma razón, Jesús nos llama a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (a uno mismo).

3. Amarse a uno mismo

Tenemos el tercer pliegue en forma de amarnos a nosotros mismos.

La mayoría de las veces nos restringimos con dos pliegues:

Amar a Dios y amar al prójimo.

Justificamos diciendo que amarse a uno mismo es egoísta.

Pero, la base del amor es uno mismo.

¿Por qué?

Porque el enamorarse del prójimo, proviene de estar en romance con uno mismo durante toda la vida.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion