We've released a new version of SermonCentral! Read the release notes here.
Sermons

Summary: Dios nos anima a andar en la luz de Jesucristo, el cual nos ganó la salvación al destruir al diablo.

Cierrense los ojos por favor. Bueno, y ahora imagínate si fueras ciego… Imagínate—al despertarse en la mañana, abres tus ojos, pero todavía estás en oscuridad. Y ya tienes que levantarte para bañar, desayunar e ir al trabajo. Imagínate el miedo, la frustración, el peligro de andar así, de andar en tinieblas. Se pueden abrir los ojos. Qué mejor ¿verdad? No sé si saben pero esta semana estrenó una pelicula que se llama "At first sight" (A la primera vista) Es la historia de un hombre ciego (Val Kilmer), el cual por medio de una operación recupera la vista. No la he visto, pero me imagino que el carácter de Val Kilmer trate de ver todo lo que antes no podía, de andar en la luz del día—bien alegre que ya puede ver. Imagínate el gozo…toda tu vida has estado en oscuridad y de repente un día—puedes ver todo. Bueno, nosotros, así como un hombre ciego, estamos por naturaleza en tinieblas, pero Jesucristo la luz del mundo ha venido para disipar las tinieblas. Entonces esta mañana Dios por medio de su Palabra va a animarnos a andar en la luz, 1) porque esta luz, Jesucristo, nos iluminó; 2) y porque esta luz destruyó el poder de nuestros enemigos.

I. Porque nos iluminó

En los versículos que preceden el texto para esta mañana el profeta Isaías describe la situación triste en que se encontraban los Israelitas de su época. Estaban en oscuridad. Andaban en la oscuridad de temor y angustia por causa de los asirios. El imperio de los asirios había conquistado a una gran parte del mundo y había llevado en cautividad a los tribus del norte de Israel, incluyendo a Zabulón y Neftalí que vemos aquí en el texto. Y lo malo es que los asirios siempre maltrataron a las naciones que conquistaron. La gente en el sur, o sea, en Judá, a quien Isaías esta escribiendo estaban verdaderamente en la oscuridad de temor y agunstia—la sombra de los asirios les amenazaba.

Pero, los mismos Israelitas tenían toda la culpa por sus problemas. Por siglos vivían en idolatría e inmoralidad. Además rechazaron y aún mataron a los profetas que Dios había enviado a ellos. Preferían escuchar a los profetas falsos y a las brujas y adivinos. Los Israelitas andaban en la oscuridad de sus pecados, en peligro constante y en angustia, porque ellos viajaban por el camino al infierno.

Dios, sin embargo, les prometió una luz, y fíjanse que habló con ellos como que ya había pasado. Y así es con muchas las profecías de Dios. Bueno, Dios es fiel, y entonces fue un hecho. Dice, "El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos." El versículo seis de este mismo cápitulo nos dice que es esta luz. Es el niño nacido, el hijo de Dios, el Príncipe de Paz…pues, es Jesucristo ¿verdad? Y vemos que esta profecía se cumplió en el evangelio para esta mañana. San Mateo nos dice que Cristo estableció Capernaúm para el centro de su ministerio. Fíjanse que esta es la región de Zabulón y Neftalí. La región que antes fue humillada por los asirios ya recibió el honor de ser el hogar del Salvador del mundo. Y de allí resplandeció la luz de la salvación. Cristo les predicó, "Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado." Estaban andando en las tinieblas de sus pecados, y necesitaban un Salvador. Y Cristo les estaba diciendo que aquella luz, el Salvador del mundo había llegado. El rey de los cielos había llegado al mundo para morir por ellos. Entonces, les invitó a arrepentirse de sus pecados y confiar en él, la luz del mundo, para su salvación.


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion