Improved layout changes on sermon search results. Learn all about them here.
Sermons

Summary: The dangers of self deception

  Study Tools

Cuando el cristianismo es falso

Texto: Santiago 1:26-27

Lectura Bíblica: Isaías 1:10-18

I. Introducción

A. Santiago parece ansioso de explicar a sus oyentes o lectores sobre lo que quiso decir cuando dice, “sed hacedores de la Palabra, no solamente oidores.”

1. En el 1:27 Santiago resume lo que significa la verdadera religión, con énfasis especial hacia esas personas que la iglesia tiende a ignorar o que aun la sociedad deja marginados (será el tema de estudio en el capítulo 2).

2. Pero antes de entrar en la discusión sobre lo que es la verdadera religión, Santiago quiere aclarar que cosas envuelve una religión verdadera, además de atender a los necesitados de la iglesia y la comunidad.

3. Si yo me siento incómodo hablar del tema de esta noche, yo me imagino que Santiago debe haberse sentía mal tener que discutir un tema como este.

4. Nadie debiera tener que hablar sobre este tema en una comunidad llamada cristiana, especialmente una que pretende “guardar los mandamientos de Dios y tener la fe de Jesús.” No debería ser ni siquiera mencionado, pero allí está.

5. 1:26, “si alguien parece ser religioso [entre vosotros] y no refrena su lengua, sino que engaña a su corazón, la religión del tal es vana.”

6. Este mensaje es solo para aquellos que tenemos lengua. Porque todos los que tenemos lengua, somos de una forma o de otra, culpables del delito de no detener nuestra lengua.

7. Si alguien aquí no tiene lengua o es mudo, puede irse a descansar a su casa. El mensaje no es para ti. Pero si tienes lengua, ni te atrevas a levantarte.

B. Santiago 1:26 es el verso transitivo entre 1:19-25 y 1:27-2:26. El 1:26 habla de auto-decepción, o como dice Santiago, “engaña a su corazón.”

1. Esta auto-decepción se le aplica a la persona del 1:24, la persona que se ve en el espejo, y a pesar de estar lagañoso, mocoso, desgreñado, no hace nada; o sea, oye, pero no practica lo que oye.

2. Así como se aplica al que no oye, esta auto-decepción también se aplica a la persona lengua suelta del 1:26, la persona que no mide sus palabras, aquella en el 1:19, a pesar de ser creyente no es “lento para hablar.” Santiago se dirige a la persona que...

a) Dice lo que tiene que decir, porque tiene que decirlo, porque si no lo dice, le da un ataque al corazón, le da una úlcera, o se muere de rabia.

b) Dice lo que tiene que decir porque lo que tiene que decir es la única verdad que existe, todos los demás están equivocados.

c) Encontramos ayudando en algún equipo, algún departamento, algún programa, algún club, algún ministerio en la iglesia. Tiene que hablar porque cree que los otros siempre están mal y no están haciendo las cosas como deben ser hechas o como siempre se han hecho. Dice lo que tiene que decir sin importale destruir lo que se está tratando de construir:

d) Dice lo que tiene que decir aunque en el proceso envenene la mente de otros, especialmente de los más jóvenes y aun la de sus propios hijos. No se da cuenta que está saboteando aquello que él o ella misma está tratando de establecer.

3. En el 1:26 Santiago está regresando a su proverbio de tres partes: presto para oír, lento para hablar, tardo para airarse. En el 1:22-25 vimos la semana pasada como Santiago aborda la primera parte de este proverbio: “hay que oír, pero sobre todo hay que hacer lo que se oye.”


Browse All Media

Related Media


Breaking Through
SermonCentral
PowerPoint Template
Growing In Grace
SermonCentral
PowerPoint Template
Journey Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion