Sermons

Summary: ¿Qué dices tú? ¿Crees que Dios es un cascarero? Ó ¿Crees que Dios es confiable?

  Study Tools
  Study Tools

Introducción

El domingo pasado concluimos que Dios es soberano y es el único soberano. ¡Además el nombre de Jesús está sobre todo nombre! Filipenses capítulo dos declara que algún día toda rodilla se doblará ante Jesucristo y toda lengua confesará que Él es el Señor. Debemos humillarnos bajo su soberanía, admitir que Él es el dueño de nuestras vidas y confesar que fuimos creados para su gloria. 1 Pedro 5:6 dice, “Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios…” ¿Por qué? Porque Él es el Soberano. Tiene la autoridad suprema. El versículo 7 dice, “Depositen en él toda ansiedad…” O sea, no deben preocuparse, confíen en Él. ¿Por qué? Porque “…él los exalte a su debido tiempo” (1 Pedro 5:6). ¿Por qué? “…porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:7).

¿Dios Es Confiable o Cascarero?

I. El Diablo es el Enemigo

A. 1 Pedro 5:8 nos instruye, “Practiquen el dominio propio y manténganse alerta…” ¿Por qué nos debemos mantener alertas? Es porque tenemos un enemigo. Tal vez no lo podemos ver. Tal vez no vemos las trampas de él, pero les prometo que esto no significa que no está haciendo nada. “Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8).

B. Pregunta: ¿El diablo es el enemigo de quién? Tal vez te has preguntado lo mismo antes. Tal vez has pensado que el diablo no es tu problema porque no crees en Dios o porque no eres una persona muy religiosa. Muchas personas creen que el diablo es sólo el enemigo de los cristianos. Es posible que has escuchado lo siguiente o de pronto lo has creído. Si no molesto al diablo, no me va a molestar. No me va a tocar. Por favor no creas esa mentira. Realmente es una trampa del enemigo. ¿El diablo es el enemigo de quién? De todos. Pablo dijo que “El dios de este mundo [el diablo o Satanás] ha cegado la mente de [los] incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo” (2 Corintios 4:4). El diablo es el enemigo de todos, no solamente de los cristianos. Inclusive es el enemigo de las personas que ni siquiera creen en Dios y tampoco en el diablo. El hecho de que no creen en Dios es evidencia de la obra de Satanás. El diablo es mi enemigo. Es tu enemigo. Por lo tanto, Pedro nos está instruyendo a que nos mantengamos alertas.

II. El Diablo como León, Busca a Quién Devorar

A. La imagen que pinta Pedro describe muy precisamente lo que hace el diablo en nuestras vidas.

1. Jesús dijo que el enemigo vino sólo para robar, matar y destruir (Juan 10:10). Para realizar eso, el enemigo tiene que diseñar estrategias.

2. El león no ataca la presa inmediatamente. Espera pacientemente. Observa. Analiza. Trama.

3. El ladrón no roba sin plan. Primero estudia, analiza, nota las costumbres y los hábitos de las víctimas. Inclusive, recluta a quiénes pueden ayudar. Si no ves la evidencia del enemigo en tu vida, eso no significa que no está haciendo nada, sino que está camuflado en el campo, esperando el momento preciso para saltar sobre su presa.

B. Por ser un indagador muy efectivo, el enemigo sabe exactamente cuándo y cómo te puede atacar.

1. El diablo es inteligente. Entiende el poder detrás de un equipo. Por lo tanto, recluta e involucra a otras personas. Sabe que no lo puede hacer sólo. Utiliza a personas que saben disfrazarse para engañarte, para poner una cascara en tu camino. Pablo dijo que esto no debería sorprendernos porque “…Satanás mismo se disfraza de ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

2. El sabe cuales son tus debilidades. Ahora, tenemos que entender que el no es omnisciente, no sabe todo. Lo que él sabe es porque ha hecho la tarea de un investigador. Esto es lo que hizo en el huerto de Eden con Adán y Eva. En primer lugar, esperó pacientemente. Los miró fijamente notando las debilidades. Diseño una trampa. Y en el momento preciso los atacó. Dijo, “no puedes creer lo que Dios te dijo. No vas a morir. Te vas a convertir en un dios. Vas a ser igual a Dios si comes el fruto del árbol.” Y pum. Saltó sobre Eva y la devoró. Asimismo cuando Adán cayo en la trampa.

C. ¿Cuáles son las trampas que Satanás ha tramado en tu vida? Si eres como el resto del mundo tienes luchas. Hay ciertas tentaciones que siempre te atrapan. Tal vez has jugado con la idea que Dios es él que te pone la cascara. Ese pensamiento realmente es una trampa del enemigo. Si el puede hacerte dudar a Dios, está logrando terreno en tu corazón. Porque cuando empiezas a dudar de Dios, empiezas a no creerle y no confiar en Él. Por favor, ¡manténte alerta de esta trampa del diablo! Santiago 1:13-15 dice, “13 Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. 14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. 15 Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.”

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion