Sermons

Summary: Dios es el único que sabe todo. Dios es omnisciente. Sin embargo, siendo el único omnisciente no es un sabelotodo. En ningún momento ha sido Dios arrogante. Lo podría ser así, pero por su mansedumbre y paciencia, Dios escoge tratarnos con respeto.

  Study Tools

Introducción:

Ustedes saben que es un sabelotodo. Es una persona que presume saberlo todo o saber más de lo que realmente sabe. Siempre hay una persona así en nuestras vidas. Una persona que puede involucrarse en cualquier conversación y aparentar como si supiera todo. O una persona que siempre está corrigiendo a los demás. O en el colegio, un compañero que siempre contesta todas las preguntas y no deja que los demás se involucren.

Un sabelotodo es una persona arrogante, presuntuosa, insolente, descarada y muchas veces es muy egoísta. ¿A cuántos de ustedes les gusta pasar tiempo con personas con esas actitudes? A ninguno le gusta.

En esta serie de charlas, estamos estudiando algunas de las características de Dios porque queremos que lo conozcan. No solamente que sepan cosas acerca de Dios, sino que realmente conozcan al Dios viviente. Incluso, esto es lo que anhela Dios. Por lo tanto, dijo, en Jeremías 9:24 NTV, “…los que desean jactarse que lo hagan solamente en esto: de conocerme verdaderamente y entender que yo soy el Señor.”

En vez de jactarnos en lo que creemos que sabemos, necesitamos asegurar que conocemos a Dios. Si Dios dice que podemos jactarnos solamente de conocerlo, Dios nos está invitando a que lo conozcamos. Quiero enfatizar que ese conocimiento no es para que podamos mostrar a todo el mundo lo que sabemos acerca de Él. Esto es el riesgo de los estudios bíblicos. Nos llenamos la cabeza con conocimiento. Y con ese conocimiento, creemos que conocemos a Dios. Si el sabio se jacta de su sabiduría, ¿creen que esa persona es realmente sabia? Si el poderoso se jacta de su fuerza, ¿creen que esa persona es realmente fuerte? Igual, si una persona se jacta de todo lo que sabe acerca de Dios, ¿creen que esa persona conoce verdaderamente a Dios? Por eso, dicen que el trayecto más complicado es el trecho entre la mente y el corazón. Si decimos que sabemos algo no significa que lo hemos apropiado en el corazón. Saber cosas acerca de Dios no es suficiente, necesitamos experimentar una relación con él. Esto es conocer verdaderamente a Dios. No seamos sabelotodos, sino humildes y mansos, agradecidos por lo que Dios hizo para concedernos el gran privilegio de conocerlo, el único Dios viviente.

Dios es el creador de todo y tiene todo bajo su control. De verdad, Él es el único que sabe todo. Dios es omnisciente. Lo cual significa que Él conoce todas las cosas reales y posibles. Sin embargo, siendo el único omnisciente no es un sabelotodo. En ningún momento ha sido Dios arrogante, presuntuoso, insolente, ni descarado y tampoco egoísta. Lo podría ser así, pero por su humildad, mansedumbre y su gran paciencia, Dios escoge tratarnos con respeto y compasión.

Hoy vamos a mirar un ejemplo de la omnisciencia de Dios en la vida de Jesús. Si tienen Biblias, por favor, busquen en el Nuevo Testamento, Juan capítulo 4. Si no tienes Biblia, tranquilo, tendremos el pasaje bíblico en la pantalla para que puedas leerlo también. Hoy para demostrar la omnisciencia de Dios podríamos estudiar todos los argumentos bíblicos, podríamos mirar los diferentes casos para llegar a la conclusión que Dios es omnisciente. Sin embargo, no vamos a hacer eso. Vamos a estudiar sólo un pasaje y dejaremos que el Espíritu Santo nos convenza.


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion