Sermons

Summary: Los santos no nacieron por la vida de oración, el ayuno, siguiendo la regla y reglamento de la Iglesia y la sociedad donde vivía.

El amor es santo

Mateo 5: 1-12,

1 Juan 3: 1-3,

Apocalipsis 7: 2-4,

Apocalipsis 7: 9-14.

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Los santos no nacieron por la vida de oración, el ayuno, siguiendo la regla y reglamento de la Iglesia y la sociedad donde vivía.

No eran tan ricos ni más santos que otros en el mundo.

Pero santo no es lo que pensamos .

No se trata de alejarse de la sociedad y vivir una vida austera en el bosque o huir de la realidad de la vida.

Para mí, Santo significa que un ser humano normal cumple con su deber con amor y vive con la realidad del sufrimiento y las alegrías de la sociedad y del mundo.

Están contentos con lo que tienen y cómo viven con todo tipo de altibajos.

Para esta vida de vivir, hay un ejemplo perfecto en la Santa Biblia.

Sí, puedo ver la vida ejemplar de José y María en los Evangelios .

Son grandes santos que vivieron en esta tierra con altibajos.

José dejó su trabajo en Jerusalén, donde podía ganarse la vida y se fue a Belén con el dolor de parto de su esposa María y no había lugar en la ciudad para sentarse.

Con el joven Jesús Niño, huyen de Belén a Egipto con el fin de salvar al niño desde el cruel rey como el ángel los guió.

Joseph tuvo que dejar su tienda de carpintería bien establecida .

W gallina volvieron de Egipto , h e trabajaron para proporcionar Jesús y María con un hogar feliz.

Los protegió contra el sufrimiento y el peligro evitables.

Su felicidad y seguridad siempre fueron lo primero y ningún sufrimiento fue resentido para darles lo mejor que su corazón, su mente y sus manos podían proporcionar.

José hizo todo por amor a Dios.

No se registra ni una sola palabra de él en los Evangelios.

Sin embargo, su calidez de silencio, comprensión, humanidad y su vida hablan por sí mismos.

María escuchó la profecía de Simeón y reflexionó en su corazón.

Llevaba malas habladurías y dichos de la gente que la rodeaba.

Jesús fue llamado loco, pero María pudo vivir una vida en paz escuchando todas estas cosas.

Finalmente, observó de cerca cómo Jesús, su único Hijo amado, crucificado en la Cruz.

Vivió una vida de dolor y vivió con fe y confianza en Dios.

María hizo todo por amor a Dios.

Cada uno está creado con muchos dones pero sin amor todo será en vano.

Podemos ser un buen escritor, un buen predicador, un buen cantante, pero sin amor nuestra vida no será nada y estará solitaria.

Es el amor lo que hace humanos a los humanos.

Hermano Giles, uno de los primeros compañeros de S aint Francisco de Asís estaba comprometida con un día de conversación con S aint de Buenaventura en el amor de Dios.

Buenaventura dijo: "Si Dios no concediera a nadie ningún otro talento además de la gracia de amarlo, esto solo es suficiente".

Giles preguntó: "¿Puede, entonces, un idiota amar a Dios tan perfectamente como un gran erudito?"

Buenaventura respondió: "Una pobre anciana analfabeta puede amarlo más que el más erudito maestro y doctor en teología".

¿No es maravilloso que nuestro amor por Dios, lo único que importa, no dependa necesariamente del conocimiento, la riqueza o el rango social?

Prácticamente todo lo demás en la vida depende de uno o más de estos, pero no de lo esencial en la vida, que es el amor de Dios.

Dios nos creó como 'Su imagen y semejanza'.

La imagen simboliza las cualidades exteriores del ser humano.

La semejanza representa las cualidades interiores de Dios.

En todas estas cualidades externas e internas, una de las cualidades de Dios se destaca que es el amor.

Esta cualidad de amor se vierte en los seres humanos para experimentar y expresar todo el tiempo.

Esta actitud y comportamiento de amor es importante y anhelamos.

Elijamos una vida y vivamos plenamente lo que importa en la vida.

La vida de la Madre Teresa debe enseñarnos una sólida lección de que el camino de la paz es el camino del amor.

El amor es el arma más grande de la tierra.

Conquista todas las cosas.

Si cada uno de nosotros puede poseer esta arma, el mundo sería un cielo.

El amor es desinteresado y se preocupa más por el otro que por sí mismo.

El amor respeta al otro y nunca trata de usarlo.

En ausencia del amado, el otro se siente solo.

Es cierto en la vida de José y María.

Se sintieron solos y lloraron cuando extrañaron al amado Hijo Jesús en Jerusalén.

La sangre de Cristo es el símbolo del amor de Dios por nosotros.

Es un signo de la reconciliación de Dios con nosotros, toda la creación.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion