Sermons

Summary: La importancia de recobrar el respeto por el Día del Señor en un mundo secular

  Study Tools
  Study Tools

EL DÍA DEL SEÑOR ES UN DÍA ESPECIAL

Exodo 20:8-11; Isaías 58:13

Introducción

· Hoy es el primer Primer Día de la semana de este año. Y quisiera aprovechar la ocasión para tratar un asunto que en lo particular me preocupa como pastor de la iglesia. Por favor, no quiero que piense que se trata de algunos hermanos en especial, sino mi interés está en que crezcamos en esta área como queremos hacerlo en otras áreas importantes en la vida de nuestras iglesia.

· No hace mucho tiempo cuando en muchos países de Europa todos los comercios estaban cerrados los domingos. Uno tenía que hacer las compras el sábado. El domingo era un día de descanso. Pero los tiempos han cambiado. El domingo se está convirtiendo en un día de actividades comerciales como los demás: las tiendas abren en horario normal, las plazas están llenas, y cada vez más y más actividades se están programando para los domingos. Y lo peor del caso es que mucha gente le llama esto progreso. Pero la Biblia no enseña que eso sea progreso. Más bien, es un retroceso. Nuestro concepto acerca del Día del Señor es un indicador de decadencia espiritual. Incluso el nombre ha cambiado: hemos pasado del Día del Señor a “el fin de semana”.

· El día de reposo es un tema que negligentemente se ha olvidado de los púlpitos y salones de clases, tal vez porque se supone que los creyentes entienden su significado. Pero si miramos con detenimiento, nos llevaremos una preocupante sorpresa.

· Cuando se menciona el tema parece que sólo se trata de un asunto de cuándo es el día de reposo. El grupo de los adventistas del séptimo día son los principales promotores de esta cuestión. Sin embargo, dentro de los evangélicos parece que se ha olvidado que lo más importante es el qué.

· Hoy, en este primer domingo del año, reflexionaremos acerca de lo que llamamos el Día del Señor o el Sabbat cristiano. No hablaré de por qué adoramos en domingo y no en sábado, sino más bien veremos algunas conceptos elementales que nos ayuden a entender bien el día de reposo cristiano; finalmente conoceremos algunas maneras sencillas de obedecer lo que dice Dios al respecto.

I. EL DÍA DEL SEÑOR NO ES UN DÍA CUALQUIERA (Exo. 20:8-11)

A. ACUÉRDATE...

1. Esta sencilla palabra ha sido olvidada por millones de creyentes. Dios dice: "No te olvides de él; tenlo muy pendiente". Dios quiere que no perdamos de vista la importancia que tiene este día para él. Hay un momento clave para acordarnos del día del Señor: el sábado. Es una lástima que no lleguemos al Día del Señor con un corazón que ha estado anticipando su llegada con gozo. Es una lástima que el sábado por la noche nos lamentemos porque al día siguiente:

a. no nos vayamos a quedar dormidos y en su lugar nos tengamos que levantar “temprano” para ir al templo.

b. tendremos que ir “otra vez” al templo.

2. Debería ser al revés: el sábado debería ser un día de preparación, un día de anticipación por la bendición del día siguiente de dedicarse a buscar al Señor sin ninguna presión ni distracción.

3. Es curioso: En toda la semana no nos acordamos que el domingo tenemos una cita muy importante, no nos acordamos que tenemos un compromiso con Dios y su pueblo; pero por el contrario, el domingo sí nos pasamos pensando en todas las citas, compromisos, pendientes que tenemos con todas las demás personas para los demás días de la semana.

4. Mire su calendario. Si no tiene uno escrito, repase las actividades que tiene planeado. Su agenda, de cualquier tipo que ésta sea refleja lo que es importante para Ud. Para las cosas que estimamos como importantes SIEMPRE encontramos un espacio en nuestro tiempo. ¿Quién nunca ha pospuesto alguna actividad porque chocaba con algún compromiso muy importante? ¿Qué diría de un esposo que pasa muy poco tiempo con su esposa? ¿O de un padre que no tiene un tiempo aparte para conversar con sus hijos? Diríamos simplemente que no les importa, aun cuando lo digan mil veces. El tiempo que le dedicamos a las cosas o personas que decimos apreciar es un excelente indicador de que no estamos mintiendo.

5. Ate los cabos sueltos. Use el sábado para completar sus responsabilidades laborales y domésticas. Cerciórese de terminar todo su trabajo para que así no tenga de qué preocuparse hasta el lunes en la mañana. Planee dejar tiempo el sábado para completar cualquier deber que no pueda ser terminado durante la semana. Algunos podrían decir que no tienen tiempo para terminar todo lo que tienen que hacer, pero recordemos que Dios nos ha dejado 6 días para “hacer toda nuestra obra”. Si ud. no puede completar su trabajo en 6 días Ud. está tomando más tiempo que lo que Dios ha establecido para hacerlo.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion