You can still use the old site through Easter 2017. Click Here to use the Old SermonCentral.com.
Sermons

Summary: Este es el 3er de la serie "ESTUDIEMOS LA BIBLIA

EL EFECTO DE LA BIBLIA EN EL CREYENTE.

1) Nos hace cristianos fuertes. Nadie quiere estar débil, ni física ni espiritualmente, Junto con la oración, la lectura de la Biblia es la forma más eficaz de recibir fortaleza espiritual. Un gran numero de las personas que fracasan en su vida espiritual, fracasan debido a la ausencia de Palabra de Dios en su vida diaria. Se hubieran podido evitar esos fracasos si dichas personas se hubieran propuesto a leer y estudiar la Biblia constante y disciplinadamente; la lectura diaria de la Biblia produce en nuestra vida espiritual, lo que el alimento diario a nuestro cuerpo: vitalidad y fortaleza, porque: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. Lucas 4: 4

2) Nos da seguridad en cuanto a lo que creemos. Las primeras dificultades que afronta el nuevo creyente son las dudas en cuanto a lo que creemos. Lo que se dice y promete a quien se entrega a Cristo es muy grande y maravilloso, tanto que parecieran ser una fantasía. Es muy fácil que el enemigo siembre dudas en el corazón si no se conoce con certeza la escritura. Cuanto más se conoce la palabra, más sólida se hace nuestra fe; cuanto más se entiende la Biblia, mas se hace parte de nosotros. Si deseamos disfrutar de seguridad en cuanto a la salvación, la fe, el amor de Dios, su perdón, su fidelidad, su misericordia, su ira y juicio, debemos comenzar a estudiar la Palabra regularmente, ya que ella constituye la única fuente para obtener dicha seguridad.

3) Nos da confianza y poder en la oración. El Señor dijo: Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis y os será hecho. Esto significa que el estudio de la Biblia nos da poder en la oración, pues leyéndola, las palabras de Cristo permanecen en nosotros. La Biblia nos dice como orar, como hacerlo con éxito y de manera que Dios nos responda.

4) Nos limpia de pecado. La Palabra de Dios tiene un efecto purificador en el creyente; Jesús oró diciendo: Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. De algún modo la Palabra de Dios limpia al creyente mientras pasa por su mente y su corazón al leerla. Estos cobran conciencia de lo que es bueno y lo que no agrada a Dios, y como un proceso automático sus mandamientos quedan grabados en lo mas profundo de nuestro subconsciente; y este, al presentarse la oferta de pecar, la rechaza. Todo nuevo creyente necesita saber con claridad lo que es pecado y que no lo es, Dios no nos ha dejado juzgar a nuestro propio criterio, sino al de su palabra. A la luz de su palabra se aclara toda duda respecto la pureza de cualquier cosa de la que no estemos seguros. ¿Con qué limpiará el hombre su camino? Con guardar su palabra (Sal 119: 9) El que estudia la Biblia, aprenderá a distinguir lo que es pecado y será limpio de su pecado; pues al aprender a identificarlo podrá evitarlo. La Biblia nos aleja del pecado o el pecado nos aleja de la Biblia.

5) Nos da gozo. Una de las bendiciones de la vida cristiana es el gozo; pero con frecuencia los problemas de la vida lo ahogan. Cristo dijo: Estas cosas os he hablado, para que mi gozo este en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. (Juan 15:11) La lectura de la Palabra de Dios trae gozo al corazón, cualesquiera que sean las circunstancias. Jeremías dijo: Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón... Jeremías 15: 16

Browse All Media

Related Media


Seek
SermonCentral
PowerPoint Template
More
Big Pie Publishing
Video Illustration
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion