Sermons

Summary: How temptation comes to fruition through a "gestation" process.

  Study Tools
  Study Tools

El fruto de la tentación - II

Santiago 1:15

Efesios 2:8-10

I. Introducción

A. Santiago (1:14) nos presentó la semana pasada como funciona la tentación. Lo ilustró con la metáfora de como cae un pez o como los propiso deseos o concupiscencia llevan a las personas a morder la carnada y caer.

1. Santiago dijo enfáticamente en el 1:13 que Dios no es quien tienta a las personas, en vista de los conceptos que existen que Dios es el que pone a las personas en tentación.

2. Y aunque Santiago parece ponerle toda la responsabilidad en las manos del que es tentado, obviamente que por detrás de toda tentación está la sutil serpiente, como lo estuvo con Eva y Adán.

3. Lo que Santiago hace es tomar por sentado que esa voz de la serpiente es la que pone el deseo. Esa semilla que tenemos dentro de nosotros através del primer Adán, es la que nos insta a responder a la tentación y caer en pecado.

4. Como haciendo eco de las acusaciones de Adán y Eva, “la serpiente me engañó y tú Dios criaste la serpiente, entonces tú tienes la culpa,” Santiago dice, “no, ustedes respondieron a su propio deseo, a su propia carne. Dios les advirtió desde el principio.

5. Santiago depriva al que cede a la tentación de cualquier excusa de querer culpar a alguien. La culpa radica en uno mismo. La culpa de ser atrapado, seducido y arrastrado tiene todo que ver con una decisión personal.

6. Así como nadie se salva por la bondad de otra persona, sino por la decisión propia de aceptar a Jesús; así también nadie se pierde por la maldad de otra persona; es una cuestión personal.

B. En el 1:15 Santiago cambia la metáfora. El progreso de la tentación, o las etapas de la tentación son gráficamente ilustradas con cuadros de la anatomía: los órganos de la reproducción humana: “El ‘embarazo’ y fruto de la tentación”:

1. “Luego la baja pasión, después de haber concebido, da a luz el pecado; y el pecado, una vez llevado a cabo, engendra la muerte.”

2. Es posible que el 1:14 pueda estar usando la metáfora de una persona que ante la seducción termina lléndose a la cama; y que el 1:15 esté pintando el resultado final de esa relación: el embarazo, período de gestación (los 9 meses) y el eventual nacimiento de un niño.

1. Pero Santiago no para allí. Después del nacimiento viene la madurez de ese pecado, el fruto de ese pecado que vendrá a rondar la vida de la persona que cedió a la tentación.

a) Es posible que Sabtiago esté con palabras repitiendo lo que dice el mandamiento: el pecado del padre alcanza al hijo o es repetido por el hijo o la hija.

b) Es posible que Santiago esté diciendo que cuando el padre o la madre ha cedido a la tentación, sea cual sea, pecado que eventualmente lo lleve o la lleve al abandono de Dios, la tentación no solo dio a luz el propio pecado, sino que ese pecado vuelve a engendrar o a “embarazarse” en la próxima generación.

c) Es posible que Santiago esté diciendo que ceder a la tentación y aceptar el pecado como un estilo de vida, el pecado solo puede engendrar más pecado, mas sufrimiento y vendrá a rondarte el resto de tu vida.

2. El enfasis de Santiago es que ese ciclo tiene que parar. Solo porque mi padre o mi madre lo hicieron, no quiere decir que yo también tengo que hacerlo.

3. “Si eres creyente, dice Santiago, el fruto de la tentación o pecado tiene que parar con tu desición.”

II. Venciendo la tentación

A. El cuadro que Santiago pinta es muy oscuro. Pero el enfoque de Santiago no es en ese cuadro negro, sino en Dios. Santiago quiere dejar bien claro que Dios no debe ser culpado por cualquier de nuestras decisiones.

1. Dios no inicia esas tentaciones que acarrean como resultado duras pruebas. Y aunque el diablo está por detrás de toda tentación,. Santiago no culpa al diablo, pues los creyentes, a quienes escribe, debían estar gozando la bendición de haber conocido a Cristo quien da la fuerza para no vencer a la tentación.

2. Santiago rechaza cualquier idea que culpe a Dios, las estrellas o aun al diablo por nuestras acciones. El termina esta sección con un argumento positivo cuando se trata en vencer la tentación.

3. Santiago acaba de dejar bien claro que Dios no es quien origina la tentación, pues Dios manda solo cosas buenas (1:17). “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces en quien no hay mudanza ni sombre de variación.”

4. Dios no cambia como las arenas movedizas de la marea del mar controladas por las siempre cambiantes sombras de la luna. Dios no cambia. El siempre es el mismo

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


Breaking Through
SermonCentral
PowerPoint Template
Growing In Grace
SermonCentral
PowerPoint Template
Journey Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion