Sermons

Summary: Covid-19, una pandemia del siglo XXI, no solo es mortal sino que ha despertado al individuo, la familia, la comunidad, la sociedad y el mundo a un nuevo orden.

El Post COVID-19 y la Misión de la Iglesia

Mateo 22: 34-40,

Lucas 10: 2,

Mateo 9: 37-38.

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Covid-19, una pandemia del siglo XXI, no solo es mortal sino que ha despertado al individuo, la familia, la comunidad, la sociedad y el mundo a un nuevo orden.

Personas en todo el mundo, están ansiosas por el futuro pero al mismo tiempo haciendo algo en el presente en sus lugares: trabajar desde casa, lidiar con el desempleo, buscar comida para mañana, bolsillos vacíos sin ni siquiera monedas, incertidumbres en sus vidas, algo de dar posibles educación a sus hijos, cada vez más despidos de muchas empresas.

¿Será esto normal?

Una pregunta de un millón de dólares sin certeza, sin respuesta.

Dejando a un lado todo esto, ¿habrá futuro para la Iglesia?

¿A todos los sacerdotes, pastores, hermanos y hermanas religiosos y pueblo de Dios les quedará alguna misión además de los sacramentos?

Digo un gran 'SÍ'.

Tenemos muchos ministerios que hacer en el Reino de Dios, como dijo Jesús: “Los obreros son pocos, pero la mies es mucha” (Lucas 10: 2, Mateo 9: 37-38).

Me gustaría enumerar unas pocas misiones posibles para la Iglesia futuro.

1. Distanciamiento social

La práctica de mantener una distancia física mayor a la habitual (como seis pies o más) de otras personas o de evitar el contacto directo con personas u objetos en lugares públicos durante el brote de esta enfermedad contagiosa es imprescindible, para minimizar la exposición y reducir la transmisión de infecciones.

Es por el bien de la seguridad.

Además, nos da un llamado de despertar a cada uno de nosotros como discípulos de Jesucristo.

¿Qué es?

Los sacerdotes, pastores y religiosos practicamos y mantenemos la distancia física (en el nombre de los paganos en tiempos antiguos) de otras personas o evitamos el contacto directo con personas de otra fe, personas de pensamiento crítico, personas de otra denominación, personas de buena voluntad, personas del mismo trabajo y así sucesivamente.

Nuestros edificios y los muros que rodean nuestra tierra es bueno pero al mismo tiempo, sin duda alguna, nos aleja de la vida normal, genera sospechas en la mente de las personas.

Por tanto, nuestras actitudes se basan en prejuicios.

Además, influye y arraiga en nosotros que no tengo nada que ver con lo que sucede dentro y alrededor de mí, mi comunidad, mi iglesia, mi sociedad y mi país.

Los problemas no tocan el núcleo de mi corazón. No me molesta.

Mantuvimos el distanciamiento social poco después de que comenzara el cierre.

Mantuvimos el distanciamiento social cuando miles y millones de personas se mudaban de su medio de vida, hambrientas, sin transportes, caminando descalzas, muriendo camino a sus lugares de origen.

Mantenernos alejados en nombre del distanciamiento social durante la pandemia ha aparecido el signo visible de nuestro quebrantamiento cuando todas estas crisis comenzaron al principio.

También nos ha distanciado de las personas de Dios, que necesitaban nosotros durante los que luchan y la crisis de tiempo.

Convenientemente olvidamos que tenemos un buen sistema de redes: diócesis a diócesis, parroquia a parroquia, iglesia a iglesia, escuela a escuela, trabajo social a trabajo social, y no hemos logrado llegar a nuestros vecinos (aquellos que necesitaban nuestra mano amiga) .

No niego el hecho de que hubo tantos de ellos que se acercaron individualmente con sus propias capacidades.

No obstante, fallamos en nuestro deber como un solo cuerpo de Cristo de levantarnos y mostrar nuestra solidaridad con los pobres, los marginados y los necesitados cuando Jesús oró para que todos sean uno (Juan 17:21).

Era un tiempo dado por Dios para la cosecha, pero todos los obreros (incluyéndome a mí) estaban a puertas cerradas como los discípulos por temor a la muerte.

Moisés es uno de los mejores ejemplos que me gustaría mencionar aquí.

Vivió una vida de comodidad desde su nacimiento e incluso en su lugar de casado.

Pero había algo que lo perturbaba constantemente, eso que nunca le permitía estar en su cómodo lugar.

Ese llamado de Dios, lo obligó a dejar todas sus comodidades y fue a rescatar al pueblo que sufría.

Lo logró después de muchos obstáculos.

Tenemos que ser profeta s como Moisés en estos momentos de crisis, donde hay tantos actos y políticas (la nueva política de Educación) , empujados hacia adelante sin ningún tipo de discusión más amplia para hacer más esclavos y peones.

¿Estamos listos para salir de nuestro distanciamiento social… no es médico, sino social, religioso, cultural, económico y relacionado con la salud dentro y alrededor de nosotros?

Los próximos días nos definirán qué hacemos o qué dejamos de hacer . Oscar Romero hizo lo que hubiera hecho un profeta de Jesús.

¿Estamos listos?

No hay duda de que tendremos obstáculos y obstáculos que nos impidan la intervención profética.

Sin embargo, tenemos la esperanza de que Dios nos acompañe, el Dios que ha prometido que estoy contigo y soy quien soy.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion