Sermons

Summary: La tercera sección de los cánticos graduales nos demuestra los beneficios de obedecer a Dios. Vemos que la bendición más grande es el perdón de pecados.

  Study Tools

Estamos en la tercera etapa de un viaje, un peregrinaje que estamos realizando junto con personas que murieron hace miles de años. Nos estamos uniendo con nuestros hermanos del Antiguo Testamento en un viaje a Jerusalén. Ellos viajaban a la Jerusalén terrenal. Nosotros a la celestial. Pero el viaje es el mismo.

Comenzando con el Salmo 120 tenemos un grupo de salmos que se conocen como los “Cánticos Graduales.” Eran himnos de viaje, cantados por los peregrinos que viajaban cada año a Jerusalén para participar de las fiestas religiosas ahí. En la primera etapa de nuestro viaje, vimos los tres salmos que hablan de como nos apartamos de este mundo para acercarnos a Dios y a su pueblo. En la segunda etapa, leímos de la protección continua de Dios, protección que se ve en la historia, protección prometida para el futuro.

Llegamos a la tercera etapa de nuestro viaje. Comenzamos con el Salmo 127:

1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. 2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño.

Salm. 127:3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. 4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud. 5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado Cuando hablare con los enemigos en la puerta.

¿Puede haber algo más tonto que tratar de hacer algo que no tenga la bendición de Dios? El salmista nos dice que en la vida personal (construir una casa) y la vida comunal (la defensa del pueblo) todo depende de Dios. También dice que las cosas “naturales” como la cosecha y el nacimiento de los hijos dependen de Dios. El viajero desprotegido necesito ver que todo depende de Dios.

El salmo 128 continúa esta idea, viendo las bendiciones físicas que recibe el que teme al Señor:

1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. 2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. 3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. 4 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. 5 Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, 6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.

¿Cómo reconciliamos lo que se dice aquí con lo que hablamos en la última lección, del hecho de que muchas veces cosas feas ocurren a personas buenas? ¿Y que Cristo nos prometió tribulaciones en esta vida? Es que hay bendiciones en esta vida que vienen de obedecer a Dios. El versículo 2 promete que el hombre que trabaja, ganará su sustento. ¿Quién puede negar eso? Luego dice que el hombre de Dios disfrutará de su familia. La esposa y los hijos son una bendición para el cristiano. Para mucha gente de este mundo, no lo son. Son una carga. Pero para el hombre que ha sido fiel a Dios, su familia será la bendición más grande que tendrá sobre la tierra. Y el salmo termina con una bendición, deseando que el piadoso reciba cosas buenas. Asi que, este salmo tampoco promete una vida sin problemas. Solamente habla de que la vida es mejor para el que obedezca a Dios.


Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion