Sermons

Summary: El enemigo nos ataque vez tras vez. Su deseo es de frustrarnos y tal vez impedirnos en lograr nuestro proposito en la vida; pero Hay Un Limite en lo que el puede hacer con nosotros.

Introducción:

Antes de continuar hoy, yo quisiera leer otra porción bíblica que habla de una circunstancia similar pero con reacciones distintas. En el evangelio de Mateo 14:22 – 26 dice, “En seguida Jesús hizo que los discípulos subieran a la barca y se le adelantaran al otro lado mientras él despedía a la multitud.23 Después de despedir a la gente, subió a la montaña para orar a solas. Al anochecer, estaba allí él solo, 24 y la barca ya estaba bastante lejos de la tierra, zarandeada por las olas, porque el viento le era contrario.

25 En la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el lago.26 Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el agua, quedaron aterrados. ¡Es un fantasma! —gritaron de miedo.”

Lo que quiero traerles hoy es el punto de que todos nosotros somos atacados por el enemigo. Todos pasamos por tormentas en la vida. Lo importante no es la tormenta; lo importante es cómo nosotros reaccionamos a esas tormentas. NUESTRA REACCION DETERMINARA NUESTRA POSICION.

Quiero que hoy se lleven este punto para sus casas; hay un límite en el ataque del diablo en tu vida. Hay un limite en cuanto el te fastidia. Hay un limite en cuanto el trata de destruir nuestras vidas.

Esto me acuerda de un grupo que fueron a Zimbabwe África a un viaje misionero y donde se hospedaron había muchas arañas. Algunos eran de tamaños grandes. Aquí en los Estados Unidos se dice, “la única araña buena es la araña muerta”. Muchos del grupo comenzaron a enloquecerse tratando de matar a las arañas en todos los cuartos. Pero los africanos decían, “no, no, no. Estas son buenas arañas; ellas se comen los mosquitos y todos los insectos que hay. Ellas no le hacen daño a los humanos; no muerden y no son venenosas. Muchos del grupo estaban heridos. No por las arañas sino por atentar matar o huir de las arañas.

╬ Esto es lo que el enemigo quiere. El ataca; y el ataque no puede destruirnos; Dios no lo permite. Pero nuestra reacción al ataque es lo que nos destruye.

En la primera historia que leímos en Marcos 4, vemos que hay una tormenta que se levanta. Los discípulos tuvieron miedo. Es una reacción natural. Gracias a Dios respondieron en buscar a Jesús; y Jesús respondió en calmar la tempestad.

Pero quiero que noten algo conmigo. El enemigo tenía permiso en que ellos se mojasen ---- pero no podía matarlos. El enemigo tenia permiso soplar el viento ---- pero no podía volarlos del agua. El enemigo tenia permiso llenar la barca de agua ---- pero no podía hundirlos.

Lo que estoy diciendo es que hay un límite en lo que Satanás pueda ser contigo y conmigo. Lo que marca la diferencia es cómo nosotros reaccionamos.

I. Hay Una Palabra – verso 35

Exposición: En el verso 35 vemos que Jesús, el Señor, el Rey, el jefe, el Autor, el Príncipe de paz les dice a los discípulos, “Pasemos al otro lado”.

Explicación: Jesús estaba en el lado oeste del mar de Galilea y allí el enseñaba a la multitud en parábolas. Cansado, quiso pasar al lado este del mar para tener un tiempo de descanso. En su humanidad se cansó. Es aquí donde el dice, “PASEMOS AL OTRO LADO”.

Aplicación: Ha veces en nuestra humanidad estamos tan ocupados en la vida que llega el punto que necesitamos pasar al otro lado. Al lado donde no hay tanto ruido. Al lado donde podemos reflexionar un poco. El problema es que cuando llegan las tormentas, ellas no toman en cuenta si estamos cansados o no. Es mas, yo pienso que el enemigo trata de atacarnos más cuando estamos tranquilos.

Lo importante aquí es recordar que hay una palabra.

En el principio Dios creo los cielos y la tierra, ¿con que? Con la palabra. Juan dice que en el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios; y ese Verbo se hizo carne. ¿Qué es un verbo? Acción; palabra. Jesús es ese Verbo. El es la palabra y da la palabra. Lucas 8:11 dice, “Éste es el significado de la parábola: La semilla es la palabra de Dios.” Dios estableció desde el principio que toda semilla debe producir según su género.

Jesús dio la palabra; Pasemos al otro lado. Cuando la palabra es dada, confía. No te dejes llevar por lo que está sucediendo alrededor. Hay una palabra a tu favor. Confía en esa palabra, y serás bendecido.

Transición: Hay tormentas en la vida que no se pueden prevenir. Vienen a toda velocidad pero confía por que como hijo e hija de Dios, hay una palabra que te alcanza.

II. Hay Alguien en la Barca – verso 38

Exposición: En los versos 38 y 39 vemos que se levanta una gran tempestad de viento. Es una tormenta que aun las olas se echaban en la barca. Para ser que ellos se iban a hundir.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Hugo Garcia

commented on Aug 25, 2008

Me gusto mucho el hacercamiento y la aplicacion muy buena buen mensaje te felicito

Join the discussion