Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: La vida está llena de decisiones. Todos nosotros enfrentamos opciones todos los días.

  Study Tools

I. Introducción

La vida está llena de decisiones. Pensemos por un momento todas las decisiones y opciones que nosotros tomamos en el día de hoy para llegar a la iglesia hoy. ¿A qué hora nos levantamos? ¿Me doy un baño o no? ¿Qué ropa me voy a poner? ¿Qué voy a desayunar? ¿Qué ropa le pondré a los niños? ¿Qué carro voy a manejar? ¿Qué camino voy a escoger? ¿Voy o no voy a la iglesia?

Todos nosotros enfrentamos opciones todos los días. Algunas de estas opciones o decisiones que nosotros hacemos en nuestro diario vivir, tienen un impacto pequeño en nuestras vidas. Otras pueden tener un impacto grande y pueden cambiar el curso de nuestras vidas. También tenemos otro grupo de decisiones, y estas tienen que ver con nuestra conducta diaria. La decisión más importante que nosotros tenemos que tomar en nuestras vidas es: si vamos o no vamos a seguir a Jesús y dar nuestra vida por El.

En el pasaje de hoy, Jesús ya está al final de este gran mensaje y El quiere enfatizar el mensaje del Evangelio. El hace esto presentándonos una serie de alternativas. El presenta el Reino de Dios en términos de escoger y El nos presenta claramente la opción que nos llevara a vida eterna y la otra que resultara en una perdida espiritual. Cuando nos encontramos en esta intersección de la vida, y miramos el camino y la opción que tenemos, ¿Cuál vas a escoger?

II. Dos Puertas, una opción

Mientras estamos parados en esta intersección de nuestra vida, somos confrontados con dos puertas, una estrecha y una ancha y tenemos que tomar una decisión. Pero esta decisión no se puede tomar a la ligera, porque tiene consecuencias eternas. Miremos primeramente lo que nos dice Jesús acerca de la puerta ancha.

La puerta ancha es una de las opciones que nosotros tenemos cuando estamos parados en esta intersección. Esta puerta tiene mucho que ofrecer. Hay un gran letrero a la sobre la puerta que dice; “No hay restricciones. Entra como tú quieras.”

No hay límites en el equipaje de este mundo el cual puedes traer contigo, si tú decides esta entrada. Nada se queda atrás. Puedes traer todo tu pecado, todo tu orgullo, todo tu egoísmo. En nuestro viaje a través de la vida, muchas personas quieren llevar mucho equipaje con ellos, esta puerta ancha permite eso. Muchas personas pueden entrar a la misma vez.

Sin embargo Jesús nos dice que hay otra opción, otra entrada. Esta puerta es fácil de perderla, ¿Por qué? Porque esta puerta es estrecha. Es más, Jesús la describe en el capítulo 19 de Mateo de esta manera; “tan estrecha como el ojo de una aguja” En orden de poder entrar por esta puerta, tienes que dejar todo atrás, ese exceso de equipaje. Todo tu pecado, toda tu codicia, todo tu orgullo, y en ocasiones, tendrás que dejar hasta tus amistades. Esta es una entrada difícil de entrar, porque solo puede entrar una persona a la vez. Solo podemos entrar al Reino de Dios a través de la puerta estrecha, que es, a través de la cruz de Jesús, cuando nos arrepentimos y tenemos fe en El. Para poder utilizar esta puerta, Jesús tiene que ser lo primero en tu vida. El dijo; “Yo soy el camino, la verdad y la vida, y nadie viene al Padre sino a través de mi.”


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion