Sermons

Summary: Los lideres necesitamos ser diligentes en los aspectos más básicos y claves de nuestro ministerio. Ignorar los pequeños detalles puede ser fatal en nuestra trayectoria ministerial.

LA DILIGENCIA EN EL LÍDER

Una mañana me levante un poco desanimado y sin muchas ganas de dirigirme a mi oficina. Los papeles estaban acumulados en el escritorio. Muchas cartas por contestar y estudios por preparar, algo internamente me impulsaba a la negligencia. Sin muchas ganas encendí mi computadora para revisar el buzón electrónico y unas palabras anominas estaban en el monitor y al leerlas me dieron un nuev ánimo. Acá se las comparto:

APRENDÍ Y DECIDÍ

Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier

otro, decidí triunfar.

Decidí no esperar a las oportunidades, sino yo mismo

buscarlas.

Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar

una solución.

Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar

un oasis,

Decidí ver cada noche como un misterio a resolver,

Decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser

feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no era más que mis

propias debilidades y que ésta era la única y mejor forma

de superarme.

Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer no ganar.

Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui.

Me dejó de importar quién ganara o perdiera; ahora me

importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás

dejar de subir.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el

derecho de llamarle a alguien "amigo".

Descubrí que el amor es más que un simple estado de

enamoramiento: "el amor es una filosofía de vida".

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos

pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este

presente;

Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el

camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas;

Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse

realidad;

Desde aquel día ya no duermo para descansar, ahora

simplemente duermo para soñar.

Con diligencia el campesino labra y siembra la tierra. El sabe que la negligencia es el peor enemigo de la productividad. Su diligencia se demuestra en la hora temprana de la mañana, porque él desea aprovechar bien el tiempo. Su diligencia se demuestra en el lugar donde guarda las herramientas y las semillas. Su diligencia se ve en su pronto y rápido caminar y jamás dará en su trayectoria un paso que eche a perder la futura cosecha. Mientras camina tiene cuidado de no deslizarce porque quiere llegar a su destino y convertir todas sus fuerzas y energías en lo que es primordial para él y su familia.

Caminando por las calles de San José,Costa Rica en tiempo de invierno, una tarde casi pierdo el equilibrio, ya que las aceras en esa ciudad son bien lisas y al humedecerse se convierten en un sendero de alto riesgo para los transeúntes. Desde ese momento cada vez que camino en invierno por el centro de San José camino con mucha atención y cuidado. El libro de Hebreos capitulo 2, verso 1 dice: “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”.

Por qué Pablo comienza con un : Por tanto? Porque :

1.- Dios ha hablado de muchas veces.

2.- Dios ha hablado de muchas maneras. (Profetas y finalmente su Hijo), por lo tanto es: Necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído”. La Palabra de Dios, necesita hoy, ser más escuchada por los siervos y ministros, para que no haya un desliz y al escucharla nos podamos levantar

y proceder al Renuevo de Plenitud de la Diligencia.

RADIOGRAFÍA DE UN SIERVO NEGLIGENTE.

Atendiendo al llamado de Hebreos 2:1, en el cual se nos exhorta a poner atención a la manera como Dios ha hablado, encontramos en el Libro de II Reyes 5:20-27, la radiografía de un siervo que no puso diligencia y se deslizó tristemente. Giezi, siervo de Elíseo había estado rodeado de un ambiente espiritual muy rico, pero ignoró como Dios había hablado de muchas y múltiples maneras..y al no poner diligencia..se deslizó. La experiencia triste de Giezi nos exhorta a tener como siervos de Dios mucho cuidado de las siguientes cosas que nos pueden hacer deslizar y terminar siendo descalificados. Todos conocemos el trasfondo de esta historia, cuando Nahamán fue sanado de la lepra y quiso recompensar a Elíseo por el milagro. Elíseo rehusó recibir regalo alguno. Mientras esto acontecía internamente en el corazón de Giezi, sucedían cosas muy significativas.

1. CUIDADO CON EL MONÓLOGO INTERNO. II Reyes 5:20. “Giezi dijo entre sí” Cuál es nuestro monólogo interno? Lo que estamos hablando con nosotros mismos determina lo que llena nuestro corazón. Es nuestro monólogo interno la verdad de Dios o está saturado de nuestros propios deseos y anhelos. El monólogo interno de Giezi estaba lleno de codicia: “Correré yo tras él y tomaré alguna cosa”. El ministerio que por gracia hemos recibido de Dios puede fácilmente saturarse de codicia para lograr las cosas que fuera del ministerio nos costaría más dinero o esfuerzo. Necesitamos renovarnos plenamente en la diligencia, atendiendo nuestro monologo interno. El monólogo interno nos indicará las motivaciones que tenemos para servir. Por qué queremos predicar, ministrar o surgir?. Atendamos ese monologo interno.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Browse All Media

Related Media


Battle Ready
SermonCentral
PowerPoint Template
The Time Is Now
SermonCentral
PowerPoint Template
Will You Stand
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Aida Lopez

commented on Apr 5, 2009

Maravilloso sermon que hace a uno como lider relexionar.

Join the discussion