Sermons

Summary: El Adviento es una maravillosa oportunidad.

La Navidad llama ...

Sagrada Escritura:

Isaías 63: 16-17,

Isaías 63: 19,

Isaías 64: 2-7,

1 Corintios 1: 3-9,

Marca 13: 33-37.

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

El Adviento es una maravillosa oportunidad.

Viene todos los años y lo dejamos pasar sin darnos cuenta.

Es el momento en el que necesitamos prepararnos para recibir a Cristo y no solo regalos, comida y otras cosas sociales.

Adviento, preparación para la venida del Señor.

Jesús ya ha venido a este mundo, pero prometió a su pueblo que volverá cuando no lo sepamos.

Por lo tanto, la Iglesia reserva un tiempo cada año para conmemorar Su primera venida, para prepararnos para el tiempo de Su regreso.

La mejor forma de prepararnos para recibir al Niño Jesús es arrepentirnos.

Es una oportunidad para mirar hacia atrás en el año y alejarnos de aquellas cosas que nos alejan de Dios, especialmente los momentos en que no tomamos las decisiones correctas o los momentos en que nos distraemos y le dimos la espalda al Señor debido a la pandemia.

Esta preparación nos lleva a confesar nuestros pecados y reconciliarnos con las personas que hemos lastimado en esta parte del año.

Disculpemos también por nuestro mal comportamiento con cada ser humano y creación de Dios en esta tierra para que no solo cambiemos nuestros malos caminos por buenos caminos, sino que también tengamos una conversión más profunda para recibir a Cristo en nuestros corazones y vidas.

Esto nos ayudará a restaurar nuestras relaciones y nos dará el valor para construir puentes con las personas a las que hemos herido.

Si realmente queremos prepararnos para la venida del Señor, tenemos mucho que hacer, arrepentirnos y reconciliarnos.

¿Puedo ser un buen discípulo / instrumento para sanar las heridas de una relación rota entre Dios, el hombre y la mujer?

No podemos dar a otros lo que no poseemos.

Si hemos experimentado la satisfacción y el gozo de la salvación, solo nosotros podemos llevarlo a otros.

Cuando nos preparamos, experimentamos al Mesías en nuestras incertidumbres.

Él no creía en el poder y la supremacía, sino en sanar a los enfermos, dar vista a los ciegos, resucitar a los muertos y devolvernos la integridad en nuestra relación con Dios.

Mientras nos preparamos para recibir la venida de nuestro Señor Jesús, Él nos ofrece estos milagros como nuestros regalos de Navidad.

Con estos dones, podremos llevar a cabo nuestras responsabilidades, cumplir el propósito por el cual fuimos puestos aquí en la tierra y trabajar para la gloria de Su Reino.

Esta fue la misión por la cual Jesucristo fue enviado al mundo, para redimir a los esclavos del pecado.

Al enviar al Mesías, Dios ha hecho una visita misericordiosa a su pueblo para redimirnos.

¿Somos nosotros los que estamos abiertos a redimirnos del estado pecaminoso en nuestra vida diaria?

Permítanos durante este Adviento que el Espíritu Santo nos inspire y nos llene de alegría y valentía para proclamar el mensaje del Señor 's visitación y redención en nuestras vidas.

¿Cómo entiende la Iglesia el Adviento?

La Iglesia quiere que entendamos que toda reunión en el nombre de Cristo Jesús y alabanza y adoración es un advenimiento del Señor.

El que vino en carne, nacido de la Virgen, el mismo que vendrá con gran gloria en el tiempo de la Corona, al final de los tiempos sobre las nubes del cielo, viene a nosotros en todos los sentidos tan real como fue Su advenimiento en la carne, y también Su advenimiento en majestad que será al final de los tiempos.

Jesús 'las palabras son muy claras en la Escritura que la entrada en el reino se determina al hacer la grasa de su's voluntad y no meramente pronunciar palabras dulces que suenan vacías.

En nuestra vida diaria, necesitamos convertirnos en aquellos que alcanzan la realidad del mundo quebrantado como Cristo 's manos.

Significa que debemos cuestionarnos si nuestros valores están construidos sobre roca o arena o sobre una base sólida que resistirá las tormentas de la vida como una casa construida sobre la roca.

Tenemos que tomarnos el tiempo para esperar, observar y prepararnos, para apreciar todo lo que se nos ha presentado.

No nos dejemos llevar por los tiempos difíciles de la pandemia.

Meditemos en nuestros dones de vida, de las personas que nos rodean y de nuestra fe durante estos días del tiempo de Adviento.

Las preguntas para nuestras reflexiones pueden ser:

¿Me estoy preparando para recibir a Cristo con alegría?

¿Estaré alerta espiritualmente en esta temporada de Adviento?

Si es así, podemos decir con orgullo que estamos listos para recibir al Mesías en nuestro corazón, mente y alma.

Que el Corazón de Jesús viva en el corazón de todos. Amén ...

Copy Sermon to Clipboard with PRO

Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion